Patagonia Tours, viajes y turismo. PATAGONIA TOURS, VIAJES, HOTEL Y
GUIA DE TURISMO
Tours & Circuitos
de Patagonia
Crónicas de Viajes
Patagonia
Naturaleza y Ecología
en Patagonia
Deportes de Aventura
en Patagonia
Turismo en
Patagonia
Fotos y Galería
Multimedia de Patagonia
Información Útil
de Patagonia
Artículos Científicos
Mapa del Sitio | Revista Lugares | Enjoy Patagonia Testimoniales | Nuestras Oficinas | Agencias de Viaje



FAUNA

NATURALEZA


por
Enjoy Patagonia

Patagonia Home Page

Viajes y Turismo en Patagonia
Página Principal

Mapa de PATAGONIA
Destinos de PATAGONIA
PATAGONIA ARGENTINA
BARILOCHE
Lago Perito Moreno
Villa La Angostura
Esquel
Villa Llao Llao
Parque Nacional
Nahuel Huapi

El Bolsón
Cerro Catedral
Cerro Tronador
Colonia Suiza
Parque Nacional
Los Alerces

Villa Traful
Puerto Blest
Lago Gutiérrez
Alrededores en
Bariloche

Cruce a Chile
por Bariloche

USHUAIA
TIERRA DEL FUEGO
Parque Nacional
Tierra del Fuego

Glaciar Martial
Valle de los Huskies
Tren del Fin
del Mundo

Canal de Beagle
Bahía Lapataia
Tolhuin
Observación
de Aves

Tours de
Navegación

Estancias Fueguinas
Otros
CALAFATE
Glaciar
Perito Moreno

El Chaltén
Parque Nacional
Los Glaciares

Estancias Turísticas
Río Turbio
Avistaje de
Flora y Fauna

PUERTO MADRYN
Rawson
Península Valdés
Gaiman
Trelew
Dolavon
SAN MARTIN DE
LOS ANDES y
CRUCE de los
LAGOS

Junín de los Andes
Cerro Chapelco
Parque Nacional Lanín
Lago Huechulafquen
Lago Lolog
Villa Aluminé
ESTANCIAS
PATAGONICAS
ANTARTIDA
ARGENTINA
PATAGONIA CHILENA
TORRES DEL PAINE
Puerto Natales
ANTARTIDA
PUNTA ARENAS
CHILOE
JUAN FERNANDEZ
TIERRA DEL FUEGO -
ANTARTIDA CHILENA
ARGENTINA
IGUAZU
BUENOS AIRES




LINEAS GRATUITAS: USA: 1-800-790-2961  
Línea Local:   España - Barcelona: 0034-931846831
Reino Unido - Londres: 44-203-393-8867


PATAGONIA TRAVEL
Horario de Oficinas: Lunes a Viernes: 09:00 am a 6:00 pm.
Oficina Principal (localizada en Lima - Perú): GMT -5 horas

Le sugerimoss que durante la alta temporada (de octubre a fines de marzo) las reservas deben realizarse con una antelación mínima de 30 días.


PATAGONIA - PATAGONIA TRAVEL & TOURS PATAGONIA - PATAGONIA VIAJES Y TURISMO PATAGONIE - PATAGONIA VOYAGE PATAGONIEN - PATAGONIA REISEN
Fauna
en Bariloche
Fauna
en Calafate
Fauna en Puerto Madryn Fauna en San Martin de los Andes Fauna en Ushuaia Fauna en Antártida Argentina


FAUNA EN BARILOCHE


Regresar a Naturaleza ...

Escondida entre la espesura de los bosques, la fauna está presente en San Carlos de Bariloche y ofrece al visitante atento la evidencia de sus rastros.

Una de las aves emblemáticas de la Patagonia argentina es el majestuoso cóndor. Se les puede observar cuando sobrevuelan las altas cumbres, y planea describiendo círculos en el aire. Desde abajo, es posible reconocerlo por su color completamente negro, a excepción de su collar blanco.
 
Introducción
Naturaleza
Fotos de Naturaleza
Areas Naturales Protegidas
- Parques
Nacionales

- Monumentos
Nacionales

- Reservas
Nacionales
Flora
- Flora Andina
- Flora Atlántica
Fauna
- Fauna Andina
- Fauna Atlántica
También se pueden ver huemules, pumas, pudúes, zorros y pájaros carpinteros. Son algunos de los silenciosos habitantes del lugar.

Hacia el este, la disminución de las precipitaciones pluviales da paso a un paisaje de cañadones y mesetas semiáridas, con neto predominio de la estepa patagónica. Es el reino de pastos de tonos amarillos y anaranjados, típicos del distrito más occidental y húmedo de la estepa. Allí deambulan zorros, pumas y guanacos, junto a aves rapaces como el gavilán ceniciento y el halconcito colorado, fauna característica de esta zona.

En los acantilados de algunas islas del Lago Nahuel Huapi, existe una población de cormorán imperial, hecho curioso ya que se trata de una especie preferentemente marina. Es frecuente también encontrar a la gaviota cocinera siguiendo a las embarcaciones.

Una de las especies típicas de la fauna de la región es el huillín, mamífero carnívoro que tiene en este parque las principales poblaciones de la Argentina. Se trata de una nutria nativa que habita las costas de los lagos, lagunas, ríos y arroyos. Su cuerpo alargado está cubierto por un pelaje castaño con reflejos anaranjados o rojizos, y posee patas cortas y cola larga.

Otra especie interesante es el tuco-tuco colonial. Este es un roedor que vive en madrigueras subterráneas y cuya distribución natural está restringida al Parque Nacional Nahuel Huapi.




FAUNA EN CALAFATE


Regresar a Naturaleza ...

El Parque Nacional Los Glaciares alberga especies propias del bosque subantártico y de la estepa. En él destaca la presencia del cóndor, el águila mora, el choique, el guanaco y el puma, entre otros, además de una apreciada avifauna.


MAMÍFEROS
La información que se tiene sobre mamíferos que habitan el área es limitada, convirtiéndose en una lista derivada de los informes de guarda-parques y antiguos estudios que abarcan especialmente a los mamíferos medianos y mayores, y algunos datos circunstanciales sobre algunas especies.

Patagonia Fotos - ZORRO COLORADO - Naturaleza en PatagoniaAdemás de las especies mencionadas líneas arriba, se hallan la liebre europea, el zorro colorado y, en mucha menor medida, el zorro gris, el gato del pajonal y el gato montés.

El Parque es un sitio con poblaciones remanentes y aparentemente aisladas de huemul (Hippocamelus bisulcus). Una investigación efectuada recientemente sobre este cuadrúpedo ha establecido la existencia de una población de importancia en el valle del río Mascarello y el área oeste del Lago Viedma, entre Laguna Viedma y Seno Moyano (Canal Viedma).

En alguna de estas instancias también podría vivir el chinchillón anaranjado (Lagidium wolffsohni), especie muy rara y de distribución restringida.

También son comunes las especies domésticas asilvestradas: caballos y vacas, estas últimas bastante abundantes en algunos sectores.

Patagonia Fotos - CABALLOS SALVAJES - Naturaleza en PatagoniaUna de las poblaciones mamíferas más importantes es la de los caballos, que ascienden a unos 15 mil ejemplares sólo en el área de la población de huemules del Valle Mascarello. Esta situación ha planteado una problemática a los entendidos, quienes afirman, que si se ejerce una acción de control que elimine repentinamente a los caballos, podría provocar un aumento de la depredación del puma sobre los huemules.


AVES
La información registrada sobre avifauna del Parque es reciente, en su mayoría posterior a 1980, y bastante completa. Hasta el momento han sido registradas en el parque alrededor de 100 especies.

En esta importantísima diversidad existente se encuentran algunas especies consideradas de valor especial de conservación, como el choique o ñandú petiso (Pterocnemia pennata), el cóndor (Vultur gryphus), el pato de los torrentes (Merganetta armata), el carancho blanco (Polyborus albogularis) y el yal austral (Melanodera melanodera).

Asimismo, son de gran importancia, por su densidad, las poblaciones del águila escudada (Geranoaetus melanoleucus), principalmente en la zona norte del parque, siendo de destacar la importancia de los Ríos Fitz Roy y De las Vueltas para el pato de los torrentes, donde se observa un considerable número de ejemplares o grupos familiares en forma permanente.

Especies de muy baja presencia en zonas tan australes han sido registradas en algunos humedales del Parque Nacional, tal es el caso del tordo de ala amarilla (Agelaius thilius) y la viudita pico de plata (Hymenops percpicillata).

Estas especies han sido observadas en la zona de Bahía Túnel del Lago Viedma, al norte del Parque Nacional, y en las lagunas de Puerto Bandera, en territorio provincial sobre el límite del parque.

También merece destacarse la presencia y nidificación en orillas de lagos y lagunas del Parque Nacional del ostrero overo o austral (Haematopus leucipodus).


PECES
En los lagos y lagunas que rodean El Calafate, sobre todo el Argentino y el Viedma, se encuentran dos especies de salmónidos introducidos: la trucha arco iris (Onchorhynchus mikiss) y la trucha de lago (Christivomer namaycush).

Otras especies registradas son:
  • Puyen (Galaxias maculatus) en Lago Argentino.
  • Perca (Percichthys vinciguerrae) en Lago Argentino y Lago Viedma.
Además de las especies confirmadas, se puede presumir la presencia de otras que están presentes en las cuencas cercanas:
  • Peladilla (Aplochiton zebra), que ha sido registrada en Lago Toro (Parque Nacional Torres del Paine, Chile).
  • Peladilla (Aplochiton taeniatus), también en el Lago Toro.
  • Puyen (Galaxias platei), que vive en los lagos de la cordillera del Paine.

ANFIBIOS Y REPTILES
La región de Santa Cruz, en donde se halla la localidad de El Calafate, se halla considerablemente empobrecida respecto a lo que significa la presencia de especies anfibias y reptiles.

De 60 especies patagónicas registradas hasta hoy, existen 56 en la región Norte y 13 en la Sur, de las cuales 9 son comunes a ambas. Es decir que hay solo 4 especies propias de esta región.

De todas ellas, las más comunes son las lagartijas, que se hayan básicamente en pastizales lejanos de la costa, en la zona de Punta Avellaneda.




FAUNA EN PUERTO MADRYN


Regresar a Naturaleza ...

Puerto Madryn es un reservorio natural para diversas especies de fauna. En ella, y en las diversas penínsulas, caletas y puntas que se extienden por sus costas, el viajero tiene la posibilidad de estremecerse ante la visión de una ballena franca austral, una orca, un elefante marino, o un lobo de uno o dos pelos.

En el área natural protegida de Península Valdés, Patrimonio Natural de la Humanidad, a 100 kilómetros de la ciudad, el encuentro con la ballena franca austral se convierte en un espectáculo único, y si es su día de suerte, también se asombrará con la presencia de una orca.

Durante los distintos recorridos se encontrará también con fauna terrestre: guanacos, choiques, maras y zorros grises en su hábitat. En caminos inhóspitos disfrutará de la inmensidad de la estepa y podrá profundizar sus conocimientos sobre el paisaje patagónico realizando caminatas interpretativas a cargo de guías expertos.


BALLENA FRANCA AUSTRAL
Los golfos Nuevo y San José, que rodean a la península Valdés, son el lugar elegido por la ballena franca austral para procrear y amamantar a su descendencia.

Entre los meses de junio y diciembre los gigantes se adueñan del Atlántico sur.

Es cuando las aguas intensamente azules comienzan a llenarse de manchas negras, señal que han llegado las ballenas. Hay que prepararse para observar un espectáculo sin igual durante un promedio de siete meses: saltos en el océano y tiernas escenas entre madres y crías.

Anualmente, unos 600 ejemplares se dan cita aquí, aunque la población del área de la península Valdés se estima en 1.200 animales.

La ballena franca austral (Eubalaena australis) fue declarada Monumento Natural por Ley 23094, y su actual población, distribuida en todos los mares del hemisferio sur de aguas templadas y subantárticas, no supera los 4 mil individuos.

Es un cetáceo de la suborden de los mysticetos que, en vez de dientes, presentan en la boca pliegues córneos denominados barbas o ballenas.

La mayor parte de ellas presentan surcos ventrales y una aleta dorsal, pero la ballena franca carece de ambos. Su maxilar es largo y estrecho, y por ello su cabeza ocupa casi un cuarto del largo total del cuerpo.

En algunas zonas de la cabeza muestra un conjunto de callosidades. Es allí donde se aloja un importante número de crustáceos parásitos. En la parte superior de la cabeza se encuentran dos espiráculos, análogos a nuestra nariz.

Una de las características más sobresalientes de la ballena franca austral es la forma en la que expulsan el aliento: al ser expulsado forma dos chorros de aire en forman de una "V" que es visible a kilómetros de distancia.

Su alimento está compuesto básicamente por crustáceos planctónicos.

Esta especie de ballena posee una frecuencia de parición de aproximadamente una cría cada tres años. La gestación dura 12 meses y el ballenato es amamantado durante dos años.

Los ballenatos al nacer miden entre 3,0 y 5,5 metros. Su peso es de aproximadamente 3 toneladas. Durante los primeros dos meses crecen a un ritmo de 35 milímetros por día; y como animales adultos llegarán a medir entre 12 y 16 metros, con un peso que oscilará entre las 50 y 55 toneladas.

El inicio de su madurez se da entre los 7 y 17 años. Las hembras alcanzan a los 13 metros de longitud su madurez sexual; entre los machos, esta es menor.

Una de las curiosidades de la vida de estos mamíferos marinos está dada por su alimentación. Mantienen su peso sobre la base de un alimento microscópico que dejan entrar a través de las barbas que revisten su boca. Las ballenas no tienen dientes sino barbas que atrapan el krill y el plancton cuando llenan de agua su boca.

Argentina protege a la ballena franca desde 1935. En el año 1946 se afilió al Comité Internacional Ballenero. En 1994, se efectuó en México la 46° reunión de la CBI en la que se determinaron las pautas que rigen en la protección del Santuario Austral.

El avistaje de ballenas
El avistaje de ballenas suele ser una experiencia inigualable. Consiste en un paseo de una hora en una lancha que traslada al visitante hasta unos pocos metros de estos animales.

El paseo solo es de avistaje. No está permitido tocarlas ni acercarse demasiado a ellas. De cualquier manera, es impresionante permanecer en el mar con estos gigantes alrededor.

La mayoría de embarcaciones que realiza esta excursión parte de la pequeña localidad de Puerto Pirámides.

La aventura comienza en el momento que se bordea la costa en distintas direcciones para, luego, dirigirse una o dos millas mar adentro, al encuentro de las ballenas. Luego, la embarcación se aleja de la costa, se paran los motores y por un momento reina un silencio interrumpido únicamente por los sonidos de los pingüinos, las gaviotas y los gaviotines.

La navegación a lo largo de la costa también permite observar las colonias de cormoranes y otros ejemplares de la rica avifauna costera. La primera parada se hace por lo general en La Lobería, que se encuentra perpendicular a Puerto Pirámides y cuenta con 2.000 ejemplares de lobos marinos de un pelo.

Después de unos minutos y a unos metros de la costa, se arriba hasta donde está el mamífero. La lancha se acerca y de pronto, cuando todo el grupo está atento, algo plateado y blanco salta al lado del barco. Se escucha el fuerte ruido de un cuerpo golpeando la superficie del mar: son las ballenas.

En ese momento se apaga el motor de la embarcación para no molestar al mamífero. Por unos instantes solo parece existir la naturaleza.

Al alcance de la mano asoma la piel de la ballena. Y poco a poco se observa que el largo de la ballena sobrepasa al de la lancha. Es un ser imponente. De rato en rato emite un sonido que acompaña el soplido del viento en esta parte del mar.

El cielo ha sido testigo de la escena. Y los acantilados le han ofrecido su imponente sello.

Temporada de avistaje
La temporada de avistaje de ballenas en las costas de Puerto Madryn en la provincia de Chubut se extiende, habitualmente, desde junio hasta diciembre. Las mejores posibilidades de verlas son en setiembre y octubre.

El avistaje de la ballena franca austral es un espectáculo maravilloso que se repite y crece año tras año. La aventura se realiza embarcando desde Puerto Pirámides. Hay seis empresas autorizadas para hacerlo. Y estas siguen, de manera estricta, un conjunto de normas que tienen como fin no alterar el comportamiento de las ballenas.

Restricciones
Los excesos, tanto por parte de buzos como de sus embarcaciones, han procurado que las autoridades de la provincia de Chubut regulen en forma particular la navegación y el buceo en temporada de ballenas.

La decisión ha sido drástica: está prohibida esta actividad en las áreas consideradas protegidas.

Tanto pescadores como buceadores deben contratar los servicios de operadores o guías autorizados para realizar su actividad. Es más, la aparición de un mamífero marino en el sitio donde se desarrolle la actividad obligará a dar por terminada la inmersión.

El buceo desde la costa solo se autoriza en apnea (solo con el aire de los pulmones, sin tanques de oxígeno), y a más de 100 metros de cualquiera de las especies protegidas.

Para los buzos deportivos rige también la obligatoriedad de registrarse en el control del Istmo Florentino Ameghino. Allí son notificados de esta reglamentación y se firma una carta compromiso. También debe registrarse en la Prefectura Naval con asiento en Puerto Pirámides


EL PINGÜINO MAGALLANICO
En el año 1979 la provincia de Chubut creó una reserva de 21 hectáreas en Punta Tombo, a 181 kilómetros de Puerto Madryn, con el objeto de proteger a los pingüinos de Magallanes (Spheniscus magellanicus).

Allí se encuentra una de las colonias de aves marinas más diversas del mundo y la mayor colonia continental de pingüinos fuera de la Antártida. Cuenta con más de 500 mil aves durante los meses de setiembre y abril.

Los pingüinos construyen sus nidos bajo arbustos, en cuevas y en lugares abiertos. Las cuevas se encuentran en mayor número en las áreas cercanas a la costa, donde el suelo es más fácil de excavar, y año tras año suelen nidificar en los mismos lugares.

Los machos son a veces más grandes y poseen picos más gruesos y largos que las hembras. Ambos sexos defienden el nido, incuban los huevos y alimentan a los pichones con peces y calamares.

La mayor parte de sus vidas la pasan en el mar, e incluso duermen en él. En invierno pueden llegar hacia el norte, hasta Río de Janeiro (Brasil), en un viaje de 3.000 kilómetros.

Son capaces de mantener una velocidad de natación de 8 kilómetros por hora y utilizan las aletas como propulsoras y las patas como timón. En febrero pueden verse en la playa miles de enormes juveniles en muda.

Cerca de la costa los predadores marinos como el petrel gigante y la orca esperan para alimentarse de pingüinos jóvenes y enfermos.


ORCAS
Las orcas (Orcinus orca) son mamíferos pertenecientes a la orden de los cetáceos. A diferencia de las ballenas, poseen dientes. En la provincia de Chubut se las observa principalmente entre los meses de febrero y abril, y de octubre a noviembre.

Su lugar de aparición más frecuente es en Punta Norte, Caleta Valdés y Golfo San José, en la península Valdés.

Se caracteriza por presentar una coloración predominantemente negra, a excepción del vientre, y una aleta dorsal notable con una mancha blanca detrás de esta que es utilizada para su identificación.

Su longitud varía entre los 8 y 9,5 metros. Los machos pesan 9 toneladas y las hembras alrededor de 5. Su poderosa aleta caudal le permite propulsarse hacia adelante y mediante las aletas pectorales logran la estabilidad y dirección que necesitan cuando se alimentan en la costa.

Gozan de una errónea reputación de voraces (se le denomina "ballenas asesinas") debido a sus hábitos alimentarios, que incluyen no solo peces sino también a otros mamíferos como los lobos marinos, tortugas de mar, focas, tiburones y hasta pingüinos.

No sin esfuerzo caza y comparte con los miembros de su familia el alimento obtenido.


ELEFANTE MARINO
La península Valdés ofrece la oportunidad de observar elefantes marinos (Mirounga leonina) sin tener que viajar a islas remotas, pues es el único apostadero continental de esta especie.

La especie del elefante marino del sur tiene una distribución subantártica y su población se estima en 700 mil individuos, de los cuales 20 mil llegan entre agosto y marzo a la península Valdés para reproducirse y mudar su piel.

Pertenece a la familia de los fócidos, y se diferencia de otros pinípedos por la ausencia de pabellón auricular, y porque sus miembros posteriores están hacia atrás, y en tierra solo pueden reptar.

Los machos se diferencian de las hembras ya que tienen desarrollada la nariz en forma de trompa o prosbócide; además llegan a medir 5 metros y a pesar entre 3 y 4 toneladas. Las hembras en cambio apenas alcanzan los 3 metros y pesan menos de una tonelada.

Las crías, al nacer, pesan 45 kilos y son de color negro, pero a medida que pasan los 23 a 30 días de lactancia, se tornan grises y llegan a pesar de 250 a 300 kilos. Los elefantes son extremadamente poligínicos.

A fines de agosto llegan los primeros machos para formar los harenes. Las hembras llegan a la costa a principios de setiembre y a los 5 días pare una cría.

Durante el periodo de lactación la madre permanece en ayuno y consume toda su reserva de grasa. Luego de amamantar a sus crías los elefantes van a alimentarse al mar durante dos meses.

Se sabe que bucean a profundidades medias de 400 metros y han alcanzado hasta 1.500 metros en busca de alimento. Los elefantes permanecen el 90 por ciento de su etapa marina bajo el agua. Después de diciembre, y durante cinco meses, vuelven a la costa a mudar su piel.


LOBO MARINO DE UN PELO
El lobo marino de un pelo (Otaria flevescens) es una especie que se distribuye en las costas atlánticas y pacíficas, desde el sur de Brasil hasta Perú, y es comúnmente visto durante todo el año en la península Valdés.

Es un pinípedo que pertenece a la familia de los otáridos; estos se desplazan en tierra utilizando sus aletas anteriores y posteriores.

Los machos de color pardo oscuro se diferencian de las hembras por su melena, y alcanzan los 2,3 metros; llegan a pesar 350 kilos. Las hembras solo miden 1,8 metros y pesan alrededor de 100 kilogramos.

Las crías, que nacen en los últimos días de diciembre hasta fines de enero, son de color negro. Emiten balidos similares al de los corderos y pesan cerca de 13 kilos. Luego de un año de lactancia apenas duplican su peso.

Los lobos tienen una corta migración entre apostaderos dentro del Golfo Nuevo y la península Valdés. En la época reproductiva los machos se trasladan a Punta Pirámides, junto a Puerto Pirámides y a Punta Norte. Fuera de la época de reproducción, entre abril y noviembre, se observan animales en otros apostaderos.

Uno de los más importantes es la lobería de Punta Loma (reserva provincial), ubicada a 17 kilómetros de Puerto Madryn. En este apostadero se encuentran durante todo el año los animales subadultos no reproductores, y a partir de abril los animales que migran desde Puerto Pirámides.


AVIFAUNA MARINA
La península Valdés es uno de los principales sitios de la costa patagónica en relación con la diversidad y abundancia de la avifauna marina.

En la Isla de los Pájaros, de una superficie de 2,2 hectáreas, se encuentra una diversidad de aves muy importante.

Según recientes investigaciones, en la misma se identificaron seis especies marinas y costeras coloniales nidificantes: pingüino de Magallanes (Spheniscus magellanicus), cormorán cuello negro (Phalacrocorax magellanicus), biguá (Phalacrocorax olivaceus), gaviota cocinera (Larus dominicanus), garza blanca (Casmerodius albus) y garza bruja (Nycticorax nycticorax).


EL GUANACO
Patagonia Fotos - GUANACOS - Naturaleza en PatagoniaEl guanaco (Lama guanicoe) es el camélido silvestre sudamericano de mayor tamaño y más amplia distribución. Ocupa uno de los ambientes más rigurosos que se encuentran en el planeta: desde las cálidas y venteadas tierras altas del sur del Perú, hasta la fría y semiárida estepa de la Patagonia argentina.

Antes del contacto con los europeos, unos 8 mil años atrás, este animal fue recurso para la subsistencia de las culturas indígenas que se desplazaban en gran número.

La figura del guanaco ocupa un lugar de preponderancia como motivo en el arte rupestre.

En la actualidad, la especie no se encuentra amenazada de extinción en el ámbito continental. Sin embargo, la caza, la alteración y cambios del hábitat han marcado una declinación y discontinuidad en la población.

Este hecho ha motivado la puesta en marcha de programas de conservación integrados.

Un guanaco adulto llega a medir 1,75 metros y pesa entre 80 y 120 kilos. Presenta almohadillas plantales, que no destruyen la cobertura vegetal por efecto del pisoteo. Sus labios son muy móviles y sensibles, permitiéndole seleccionar vegetación lignificada y espinosa.

La época de apareamiento es entre noviembre y febrero, luego del nacimiento de las crías. Los chulengos al nacer pesan entre 8 y 15 kilos. El guanaco es un animal diurno con un comportamiento social muy particular.

Existen grupos familiares que varían de 2 a 30 miembros. Por su pelaje marrón rojizo claro y áreas más claras alrededor de los labios y el interior de los miembros, es una de las especies de más fácil avistaje en las reservas de fauna, particularmente Valdés y Tombo.

Se calcula que existen unos 600 mil guanacos en América del Sur. El 94% en Argentina, 5% en Chile y el 1% restante en Perú y Bolivia. Las densidades más altas se ubican actualmente en el extremo austral de la Patagonia.

Recientes investigaciones indican que aproximadamente 12.400 guanacos habitan el noreste del Chubut, con una densidad promedio de un guanaco por kilómetro cuadrado. En la península Valdés se calcula que habitan 2.200 animales en 4.000 kilómetros cuadrados.


EL CHOIQUE
El choique (Pterocnemia pennata) es una gran ave que casi siempre se ve en los viajes por los caminos de la península Valdés. Es una de las dos "avestruces americanas" que, a diferencia de su pariente africano, tiene tres dedos en lugar de dos.

El choique es inconfundible. Buen corredor de las estepas patagónicas, alcanza a medir 1,10 metros y es más pequeño que el ñandú (de la pampa húmeda), con patas y cuellos largos, cabeza chica, y alas y cola sin plumas rígidas.

Tiene cabeza, cuello y dorso gris pardusco. A diferencia del ñandú, tiene el torso superior emplumado. Se le puede ver en grupos. Es polígamo y el macho es quien incuba y cuida con esmero los enormes huevos.

El nido lo preparan en el suelo y colocan muchos huevos color crema que luego darán a luz a los "charitos", que siguen a su padre durante casi todo el verano. En invierno es cuando forman grupos mixtos de machos, hembras y juveniles.


EL ZORRO GRIS
El zorro gris (Pseudalopex griseus) es un cánido sudamericano que se distribuye en las estepas herbáceas y arbustivas de la Patagonia extrandina. Tiene caninos largos y prominentes, y los premolares y molares forman una superficie filosa llamada "cuchilla carnicera", que le sirve para cortar sus presas.

Aunque son carnívoros, su dieta es amplia, y los frutos e insectos son comida importante, especialmente en las estaciones del año cuando no abundan los roedores y no pueden atrapar aves.

No pesan más de 4 kilos. Miden en total unos 90 centímetros de largo. Tiene una conspicua cola de color pardo en su parte ventral, negra casi en su totalidad. El hocico es afinado y sus orejas son triangulares y grandes.

Su época de reproducción comienza en agosto. Es fácil ver a la hembra y al macho juntos solo entre setiembre y octubre. Luego de 58 días de gestación, en los primeros días de noviembre, comienzan a nacer de 3 a 5 cachorros, que siguen a su madre durante todo el verano hasta los primeros meses de otoño.

En la península Valdés el zorro gris es un animal fácil de ver cerca de los lugares donde viven los guardafaunas. Se acercan a ellos por sentirse protegidos, y seguramente para recibir raciones extras de alimento.


OTRAS ESPECIES
Otras especies que pueblan Puerto Madryn y la península Valdés son la mara patagónica, el piche patagónico, el carancho, el cauquén común, la martineta copetona, y el cormorán de cuello negro, la gaviota cocinera, la garza blanca, el ostrero común, el chorlo, el chorlito, el tero.


INFORMACION DE ESTACIONALIDAD DE FAUNA
Las temporadas de avistaje son las siguientes:
Aves en general: todo el año.
Ballenas: de mayo a diciembre.
Elefantes marinos: todo el año.
Lobos marinos: todo el año.
Pingüinos: de octubre a marzo.
Toninas overas: de abril a diciembre.
Delfines oscuros: de diciembre a marzo.
Orcas: de enero a abril y de octubre a diciembre.

Dentro de la fauna terrestre se puede observar durante todo el año:
martinetas, choiques, guanacos, liebre mara y zorro gris.




FAUNA EN SAN MARTIN DE LOS ANDES


Regresar a Naturaleza ...

Con respecto a la fauna, se ha detectado la presencia de unas 165 especies de vertebrados nativos; de estas, 102 corresponden al grupo de las aves, 11 a los reptiles, 9 a los anfibios, 33 a los mamíferos, y 10 a los peces.

De las especies presentes en el Parque Nacional Lanín se determinaron las siguientes de "valor especial":


PECES
Entre los peces predominan los salmónidos exóticos sembrados en el pasado con fines deportivos, que han desplazado a peces autóctonos tales como la trucha criolla, el pejerrey patagónico y el puyén.

Peces Autóctonos
Pejerrey patagónico
Perca o trucha criolla

Peces exóticos
Trucha arcoíris o plateada
Trucha fontinalis o de arroyo
Trucha marrón


MAMIFEROS
En los sectores más tupidos del bosque se encuentra el pudú, un pequeño ciervo de cornamenta reducida, con su cuerpo bien adaptado para desplazarse en este ambiente. Junto al huillín, una nutria exclusiva de Argentina y Chile, son dos de los mamíferos en peligro de extinción que protege este Parque Nacional.

Mamíferos autóctonos
Patagonia Fotos - ZORRO COLORADO - Naturaleza en PatagoniaEs de destacar la existencia de poblaciones de pudú, puma, zorro colorado y zorro gris chico, monito de monte y varias especies de roedores. De estas últimas destacan el tuco-tuco (Ctenomys maulinus), abundante en Chile pero que en Argentina solo se ha hallado en el Parque Nacional Lanín; similar situación se da con el degu (Octodon bridgesi), cuyos únicos especímenes hallados en Argentina corresponden a la zona de Curruhué.
El huillín, una especie en peligro de extinción, ha desaparecido prácticamente del área.
El caso del huemul, también clasificado en peligro de extinción, parece ser bastante crítico ya que no existen registros relativamente recientes. No obstante, aún no se ha complementado el relevamiento de todas las zonas potencionalmente aptas para el Huemul.
No se conoce con exactitud la situación del gato huiña (Felis gigna), especie endémica de los bosques subantárticos que ha sido clasificada como vulnerable en el país.

GATO HUIÑA (Felis gigna)
Tiene un pelaje largo, tupido y algo lanoso, sus numerosas manchas se encuentran agrupadas en forma compacta sobre un fondo bayo rojizo, pálido, pueden presentarse ejemplares muy oscuros o negros. Es mas pequeño que un gato doméstico, y solo vive en una limitada porción del bosque patagónico.

PUDU (Pudu pudu)
Estuvo incluida en el Libro Rojo de las Especies Amenazadas, pero actualmente se lo excluyó. Cuenta con poblaciones protegidas en el parque del Sur. Es el representante más pequeño de todos los ciervos. Su altura oscila entre los 40 y 50 cm, y mide unos 90 cm de ancho. Presenta un color rojizo, y los machos se diferencian de las hembras por sus astas diminutas sin ramificar, las que se renuevan anualmente en el invierno.
El hábitat natural de esta especie es la espesura del bosque andino, especialmente la selva valdiviana.

PUMA (Felis concolor)
Esta especie de felino, ampliamente distribuido en toda Argentina, comprende siete subespecies. Es de color gris o tostado, de cabeza pequeña, cuerpo largo o flexible, la cola es larga y las orejas redondeadas. El macho adulto puede alcanzar 1,5 m de longitud y pesar unos 35 kg. Se encuentra en una amplia variedad de hábitat desde selvas hasta áreas abiertas. Sus hábitos son principalmente nocturnos. Es netamente carnívoro, consumiendo una gran variedad de presas.

GUANACO (Lama guanicoe)
Este bello camélido está ampliamente distribuido en América del Sur.

Entre los hábitat en donde se encuentra se incluyen matorrales espinos, estepas, desiertos, zonas costeras, montañas y serranías. Es el mamífero más alto de la fauna terrestre argentina. El pelaje es largo, grueso, de coloración ocre, amarillenta o canela. Ojos grandes y pestañas largas. Sus labios son móviles y leporinos, sus orejas largas y en punta. Puede medir 1,85 m de largo, con una altura de 1,10 m a la cruz. Consume gran variedad de especies vegetales.
Argentina alberga el 96% de todos los guanacos existentes en el mundo (500.000).

HUEMUL (Hippocamelus bisulcus)
Es un ciervo robusto, que alcanza una altura de caso 1 m en la cruz y posee patas relativamente cortas, lo cual le da un aspecto más retacón que el de otros ciervos. Los machos tienen cornamenta bifurcada. Posee pelaje grueso y denso con coloración café, que se aclara en el invierno, pasando a un color gris amarillento. Orejas y cola de más de 20 cm de largo. Habita en terrenos escarposos y boscosos, y a mayor altitud en verano.
Es un animal claramente territorial, herbívoro y solitario. Solo en raras ocasiones forman grupos familiares.

MONITO DE MONTE (Dromiciops australis)
Por cierto, no hay monos en estos bosques australes. Y el monito de monte es en realidad un marsupial, pariente de las comadrejas, los canguros y los osos koalas. El nacimiento de sus crías se realiza en un estado precoz, completándose el desarrollo fuera del vientre materno, en una bolsa o marsupio. Se trata de una pequeña comadreja de unos 10 a 12 cm de cuerpo más otro tanto de cola.
Su pelaje es denso y suave, cabeza con hocico puntiagudo y filosa dentadura. Vive en los bosques húmedos; durante el invierno vive en los huecos de árboles viejos. Pertenece a la familia de los Microbioteridos (es el único representante de esta que aún vive).

Mamiferos exóticos
Cabe mencionar por su amplia distribución a la liebre europea, el jabalí y el ciervo colorado. Más recientemente ha ingresado el conejo europeo y el visón norteamericano, que están en plena expansión de distribución.

Patagonia Fotos - PATO DE TORRENTES - Naturaleza en PatagoniaCon respecto a la avifauna autóctona, existe una amplia representación de las especies andino patagónicas. Entre las especies propias de ambientes acuáticos, cabe destacar la presencia del pato de los torrentes (Merganetta armata), considerada como "rara" a nivel nacional. También resultan importantes las poblaciones del carpintero patagónico (Campephilus magellanicus), paloma araucana (Columba araucana), churrín grande (Eugralla paradoxa) y cóndor (Vultur gryphus); entre otros.

Entre los reptiles, están presentes varias especies de lagartijas que son comunes en la región, como por ejemplo la de cabeza verde (Liolaemus chilensis) y la de vientre anaranjado (Liolaemus pictus), que se distribuyen en casi toda el área protegida. Asimismo, en la zona norte del Parque Nacional se encuentra la lagartija iridiscente (Liolaemus tenuis), presente en Chile y en la zona cordillerana del centro-oeste de Neuquén.

Con respecto a la ictiofauna nativa se encuentra las truchas criollas o percas, el pejerrey patagónico, el puyen y el bagre aterciopelado. Con anterioridad a la creación del Parque Nacional, los principales cuerpos de agua han sido sembrados con especies exóticas de valor deportivo como la trucha arcoíris, trucha marrón y trucha de arroyo. En todas las cuencas acuáticas hay macroinvertebrados como las pancoras y el langostino. Estas especies tienen un importante papel trófico en estos ecosistemas.

CIERVO COLORADO (Cervus elaphus)
Es una especie exótica de origen europeo, posee olfato y oído muy fino, por lo que su caza se torna difícil. Por este motivo es una de las preferidas de los cazadores, quienes consideran a la cornamenta del macho un valioso trofeo. Habita preferentemente las zonas boscosas de alta montaña.
Su pelaje es rojizo, con una cornamenta muy ramificada, que pierde todos los años y le vuelve a crecer; durante la época de celo la parte del cogote tiene un aspecto más peludo e inflamado en los machos, que disponen para su apareamiento de más de una hembra.

JABALI (Sus scrofa)
Es un tipo salvaje de cerdo, natural de Eurasia y que fuera introducido en nuestro país. Su pelaje es negro grisáceo y el rostro alargado. Los machos poseen colmillos curvados sobresalientes. Se agrupa en piaras, pudiendo ser encontrado tanto en bajías como en zonas boscosas. Debido a su gran aptitud para la sobrevivencia, su alta tasa reproductiva y su alimentación omnívora es difícil controlar su tamaño poblacional.


AVES

La fauna del bosque tiene dos aves características: el chucao y el huet-huet. Se trata de pájaros caminadores, frecuentes en los enmarañados matorrales de caña colihue, donde resulta más fácil percibir su canto que poder avistarlos.
Entre las rapaces comunes del área destacan el halcón peregrino, el águila mora y el aguilucho común.
De su avifauna acuática, el componente más pintoresco es el pato de los torrentes. Nadando contra Ia corriente en arroyos caudalosos, busca larvas de insectos, a las que captura buceando con gran destreza y dando vuelta las piedras con su pico.
Patagonia Fotos - PATO ZAMBULLIDOR - Naturaleza en PatagoniaOtros patos presentes en estos ambientes son el pato zambullidor grande y el pato de anteojos. En los lagos se puede reconocer aves como el huala, un macá de melancó1ica voz, los patos crestón y vapor volador, y la gallareta ligas rojas, entre otras.

AGUILA MORA (Geranoaetus melanoleucus)
Patagonia Fotos - AGUILA MORA - Naturaleza en PatagoniaEs una especie de ave rapaz, la de mayor tamaño de la región; con machos que alcanzan los 70 cm de longitud, y hembras de 90 cm.
Se la puede encontrar hasta los 3000 m de altura. Incursiona en una amplia diversidad de ambientes, tales como praderas arboladas, serranías y orillas de monte. Presenta alas anchas y largas y cola corta.
La cabeza y el dorso son gris plomizo, y la zona ventral blanca cremosa. El adulto presenta una notable mancha gris en el pecho. Planea mucho, a veces en círculo, y suele posarse a menudo en postes y alambrados. Se alimenta de mamíferos, reptiles y aves.

BANDURRIA COMUN (Theristicus caudatus)
Patagonia Fotos - BANDURRIA - Naturaleza en PatagoniaLa bandurria es identificable por su dorso gris plomizo, cuello y cabeza de color canela. Mide aproximadamente 60 cm. Su pico es curvo, largo y delgado, amarillo en la punta y oscuro en la base. Su silueta en vuelo es triangular. Este detalle, junto a su grito sonoro, resulta útil para reconocerla cuando pasa volando.
Forma bandadas numerosas. Se reúne en un lugar determinado para procrear, haciendo el nido año tras año en el mismo sitio. En invierno se retiran de las zonas frías a otras más templadas.

CARPINTERO NEGRO GIGANTE (Campephilus magellanicus)
Patagonia Fotos - CARPINTEROS NEGROS - Naturaleza en PatagoniaEs el carpintero más grande de Sudamérica; habita los bosques andinos.
El macho tiene cabeza y copete rojos, y el cuerpo negro; la hembra presenta la cabeza y cresta negra con mancha malar roja. Puede alcanzar los 44 cm de largo. Se alimenta de insectos y larvas que encuentra entre la corteza de las plantas. Construye el nido en huecos de árboles.
Puede caminar en todas las direcciones, por la disposición de sus dedos y la rígida cola que aplica a modo de cuña.

CARPINTERO PITIO (Colaptes pitius)
Este carpintero, bastante más chico que el anterior (29 cm), posee colores modestos, con una corona gris y vientre barrado de blanco y negro. Suele ser muy confiado, generalmente se lo encuentra en grupos, posado en ramas, siendo una especie típica del bosque araucano.

CAUQUEN COMUN (Choloephaga picta)
Patagonia Fotos - CAUQUEN MACHO - Naturaleza en PatagoniaEn otoño migra hasta la provincia de Buenos Aires y La Pampa.
Nidifica en llanuras, mesetas o valles, disponiendo el nido en una pequeña depresión del suelo entre pastos y arbustos, preferentemente cerca de algún cuerpo de agua.
El macho tiene la cabeza, cuello y partes inferiores uniformemente blanca, con barra transversales negras. El largo total es de 71 cm, mientras la hembra alcanza los 65 cm.
Se alimentan de hierbas en general en campos de pastoreos destinados a la ganadería. Consumen también cultivo, razón por la cual son consideradas plagas.
Son animales que se reúnen en grandes grupos.

CONDOR ANDINO (Vultur gryphus)
Patagonia Fotos - CONDOR HEMBRA - Naturaleza en PatagoniaEsta magnífica ave se extiende a lo largo de las montañas del sur de Argentina.

Habita las partes altas de las montañas, bajando a nivel del mar en busca de comida. Es el ave voladora más grande del mundo, llegando a medir 1,20 m de longitud y 3 m de envergadura alar. El macho es más grande y tiene una gran cresta en la cabeza. Son aves carroñeras, que localizan los animales muertos a través de su vista. Una vez localizado el alimento, a menudo esperan horas antes de aproximarse a él, por jerarquías de acuerdo con las edades.

GARZA BRUJA O ZORRO DE AGUA (Nycticorax nycticorax)
Los adultos tienen plumaje gris-ceniciento por encima y blanco por debajo, con corona, manto dorsal y cubierta de las alas color negro. En la época de celo, los machos lucen en la nuca plumas blancas largas y delgadas.
Se la suele ver, quieta y silenciosa, posada en alguna rama que cuelga sobre la superficie del agua o a orillas de un río o laguna, esperando el paso de algún pez o rana para cazarlo, arrojándose sobre él.
Es solitaria, y cuando pasa volando por la noche emite un graznido parecido al grito de un zorro.

MARTIN PESCADOR GRANDE (Ceryle torquata)
Mide 43 cm y luce un plumaje vistoso: dorso celeste grisáceo; plumas revueltas a modo de copete, collar blanco, pecho castaño anaranjado, cola rayada de blanco. Tiene el pico filoso en la punta, que mide 13 cm, y cola larga. Podemos verlo sigiloso posado en una rama, para zambullirse y atrapar algún pez que pase debajo. Además de peces, come batracios e insectos acuáticos.
Es muy buen buceador. Emite un fuerte grito parecido al ruido de la matraca.

ÑANDU PETISO O CHOIQUE (Pterocnemia pennata)
Patagonia Fotos - CARPINTERO NEGRO - HEMBRA - Naturaleza en PatagoniaSuele vivir en ambientes pequeños, de estepas y matorrales. Mide poco mas de 1 m de largo y 1,30 de alto. Plumaje gris ocre, pecho claro y vientre blanco; típicas manchas blancas parecidas a lunares en las puntas de las plumas y pico corto.
Para reconocer a esta especie hay una seña muy particular; a diferencia del ñandú, las plumas del muslo bajan en V, por delante del tarso hasta debajo de la rodilla. Se alimenta principalmente de frutos, semillas y gramíneas, aunque también puede capturar pequeños insectos.
En el periodo de celo los machos también son territoriales y pelean entre sí. Varias hembras depositan muchos huevos en una depresión, y los cubren con pasto seco y remitas. El macho se encarga de la incubación.


BATRACIOS Y REPTILES

SAPITO VAQUERO (Rhinoderma darwinii)
Es quizá el anfibio de aspecto y hábitos más peculiares de esta zona. No mide más de 3 cm. Su cabeza es triangular, terminando en un apéndice epodérmico puntiagudo como una nariz. El color varía mucho de un individuo a otro, desde verde a anaranjado. El sapito vaquero, después de la fertilización, cuando los embriones realizan sus primeros movimientos, el macho los toma en la boca y, sin tragarlos, los pasa a unos sacos bucales, especialmente desarrollados; allí los renacuajos se desarrollan protegidos, para emerger al cabo de unas tres semanas como sapitos perfectamente formados; por eso se los denomina también como Sapo Partero.

LAGARTIJA DE CABEZA VERDE (Liolaemus chilensis)
La clase zoológica de los reptiles está representada por 11 especies de lagartijas y una de culebra. A diferencia de la casi totalidad de los anfibios, las especies de lagartijas ocupan en su gran mayoría ambientes más áridos.
Con la cola llega a medir hasta 23 cm de largo; tiende a esconderse rápidamente, y al ser capturada emite un chillido muy agudo, del cual deriva su nombre chileno: Lagarto Llorón.




FAUNA EN USHUAIA - TIERRA DEL FUEGO


Regresar a Naturaleza ...

Zorro plateado:
De cola larga y abultada, mide más de un metro (incluyendo la cola) y pesa entre 8 y 13 Kg. El alto valor comercial de su piel, sumado a su curiosidad, han hecho del zorro una presa fácil por parte del hombre. Actualmente es especie protegida

Conejo o Liebre:
Introducido en Tierra del Fuego probablemente con la llegada de los primeros europeos, el conejo se ha expandido rápidamente. Ocupa sobre todo las áreas abiertas, donde la disponibilidad de pastos cortos ha favorecido su crecimiento demográfico. Vive en cuevas intercomunicadas y tiene hábitos sociales, pues forma pequeños grupos en la estación de reproducción, que coincide con la época de crecimiento de los pastos.

Rata Almizclera:
Introducida a Tierra del Fuego desde Canadá, este roedor se ha adaptado y extendido en forma sorprendente. Su pelaje es corto, suave y denso, de color pardo oscuro brillante, cola escamosa y densa. Es una especie propia de los pantanos con vegetación acuática, pero también vive en las márgenes de los lagos y los ríos y, en menor medida, en las costas marinas. Construyen sus madrigueras excavando y agregando vegetación, que crece cerca del espejo o curso de agua, en su interior. Se alimenta de vegetales, plantas acuáticas, cortezas de árboles y arbustos que crezcan cerca del agua.

Castor:
Esta especie fue traída de Canadá en el año 1946, con el fin de comercializar su piel. Estos mamíferos de vida semiacuática, conocidos por su capacidad para construir madrigueras complejas y diques, tienen gran tamaño: un adulto tiene un peso medio de 16 Kg.

Lobo Marino de un pelo:
Estos mamíferos marinos pertenecen a la familia de los otáridos y a diferencia de sus parientes fócidos (los elefantes marinos) se desplazan gracias a sus miembros anteriores. Los machos jóvenes son de color grisáceo. Con los años se oscurece y su característica melena crece y se hace más abundante.

Alcanzan los 300 Kg y pueden medir entre dos y tres metros. Las hembras son de color gris o amarillo pálido, tono que se vuelve amarillento-parduzco en los animales adultos. Su peso es de unos 160 Kg y miden de 1 a 1,5 metros. Si bien en las épocas de apareamiento se reúnen en inmensas colonias, durante el reposo sexual forman colonias de invierno, generalmente no muy alejadas de su destino veraniego. Su etapa de reproducción comienza en diciembre con la llegada a las playas de los grandes machos, llamados "sultanes". Más tarde lo harán las hembras. Es este momento cuando comienzan a formarse los harenes.

Avifauna
De las 198 especies de aves reconocidas en Tierra del Fuego, especies agrupadas en 44 familias, se ha comprobado a 116 como Nidificantes (residentes migratorias), 31 como Visitantes Regulares: (estivales, invernales y anuales), 43 como Visitantes Irregulares: (ocasionales), 7 resultan de distribución temporal indeterminada para la región y 2 figuran como extinguidas. De los dos primeros grupos Nidificantes y Visitantes Regulares, se desprende el número de la avifauna representativa del lugar: en total 147 especies.

Pingüino Barbijo:
Son aves marinas incapaces de volar. De cuerpo robusto, plumaje compacto e impermeable, alas transformadas en rígidas aletas, y patas palmeadas ubicadas bien atrás. Negro azulado en el dorso y vientre blanco. Cara blanca y línea negra que cruza transversalmente la garganta, como un barbijo. Pico negro y patas rosadas. Van a tierra por tiempo prolongado, sólo en reproducción y muda. Nidifican en colonias y ponen 1 ó 2 huevos.

Petrel Plateado:
Cuando está sobre la costa se le puede confundir con la Gaviota Cocinera por el perfil y la forma de volar. En mar abierto, su planeo en semicírculos y plumaje pálido lo diferencian de todos los petreles. Gris perlado en el vientre. Pico rosado con punta negra y tubo nasal azulado. En invierno, grupos numerosos suelen entrar por el Canal de Beagle hasta la bahía de Ushuaia.

Cormorán Imperial:
En verano y otoño suele presentar un manchón blanco sobre la espalda, que contrasta con su dorso negro azulado. La garganta, las mejillas y el resto ventral son blancos. Su pico marrón lleva una carúncula amarilla sobre la base; cara desnuda parda y azul alrededor del ojo. Tiene las patas rosadas. Construye el nido con algas, barro y excremento en forma de cono truncado.

Cauquen Cabeza Gris:
Estos gansos sudamericanos, tanto el macho como la hembra, tienen similar aspecto. La cabeza y el cuello son de un gris plomizo. El pecho y la espalda, castaño-rojizo. Resto del dorso gris-parduzco; cola negra y vientre blanco. Pico negro y patas anaranjadas. Se alimentan de pastos y algas.

Pato Vapor Común:
Corpulento e incapaz de volar, suele avanzar velozmente sobre el agua, pataleando, "como un vapor", y manteniendo el equilibrio con aletazos. Buceadores por excelencia, se alimentan de crustáceos y moluscos. Son de color gris acerado, con zona ventral blanca. Pico naranja con punta negra y patas amarillas. Sexos levemente diferentes. El macho tiene la cabeza pálida y una línea post-ocular blanca. La hembra es de cabeza y cuello oscuro, con mejilla bronceada. Sus alas cortas no llegan a la cola.

Aguilucho Cola Rojiza:
Pardo-negruzco en el dorso y de color ocre manchado y barreado de pardo en el vientre. Tiene una cola ancha y rojiza, con nueve bandas negras, angostas y rematada en una punta blanca. Es un cazador nato de pequeños roedores y conejos.

Halcón Peregrino:
Vuela muy rápido, en línea recta. Rara vez "halconea" y es un cazador exclusivo de aves. Dorsalmente es gris oscuro; ventralmente ocre-blancuzco, con barras y motas negras. Tiene corona y bigote negro, que contrasta con la garganta blanca. La cola es negruzca, con débil barreado pálido.

Gaviota Cocinera:
Es blanca y de espalda negra. Alas negras en el dorso, con borde posterior blanco, e internamente blancas con puntas negras que se prologan en banda gris hacia las axilas. El pico es amarillo con un punto rojo en la mandíbula inferior. La patas también son amarillas.

Lechuzón de Campo:
De hábitos bastantes diurnos, suele verse solitario, a la caza con su típico vuelo "flameado", a baja altura y aleteando suavemente. El dorso es altamente pardo, manchado de negro y ocre. El vientre es ocráceo, jaspeado de marrón. Tiene pequeños ojos amarillos, con orbiculares y pico negro, que contrastan en la cara blancuzca.



FAUNA EN LA ANTARTIDA ARGENTINA


Regresar a Naturaleza ...

Los miembros de la fauna antártica se encuentran en las zonas litorales, o en los mares que circundan el continente y las islas. En el gran territorio blanco se encuentran ausentes los reptiles y los anfibios, así como los mamíferos adaptados a la vida en tierra.

El único carnívoro terrestre, el zorro-lobo de las Malvinas, fue extinguido en el año 1876 porque se le consideraba enemigo del ganado ovino. Sobre las aves y los mamíferos que pululan por el litoral encontramos parásitos ácaros, insectos, crustáceos de agua dulce y tardígrados, que ostentan una vida parasitaria

Mamíferos
Los mamíferos que frecuentan el continente Antártico están representados por el grupo de las focas y por el de los cetáceos.

Focas
Las focas verdaderas son de tamaño regular y tienen los miembros posteriores dentro del cuerpo, excepto los tarsos. Carecen de orejas, se desplazan por medio acuático, y sólo salen del mar para dormir sus siestas o para tener sus crías.

Entre las focas verdaderas tenemos:

La Foca de Weddell (Leptonychotes weddelli), de pelaje gris oscuro con manchas amarillentas. Mide más de tres metros y alcanza un peso que oscila entre los 300 y 400 kilogramos. Se encuentra alrededor del continente y en la Península Antártica.

El macho copula a varias hembras, ellas dan a luz y amamantan a sus crías sobre el pack de hielo. La lactancia se extiende entre las seis y siete semanas, y los cachorros aumentan su peso en dos kilogramos diarios.

Estas focas no realizan grandes migraciones e invernan en la misma zona donde se reproducen. Para respirar, dependen de las aberturas en el hielo, las mismas que surgen de grietas que se forman con los cambios de marea, por el movimiento de témpanos atrapados en el campo de hielo, o por agujeros que ellas mismas perforan con sus dientes caninos e incisivos.

Los individuos que por problemas dentales no pueden abrir el hielo corren el riesgo de una muerte inminente. El Leopardo Marino y la Orca pueden atacarla, aunque en primavera suelen estar más internadas en el campo de hielo que sus predadores.

Se alimentan de calamares y peces. Para buscarlos alcanzan registros de hasta 600 metros de profundidad máxima y 73 minutos de inmersión en el agua.

La Foca Cangrejera (Lobodon carcinophagus), de pelaje blanco amarillento, tres metros de longitud y un peso entre 200 y 250 kilogramos. Entre las focas es la más abundante y se distribuye alrededor del continente antártico. Su biomasa bordea el 79 % de las focas del mundo, es decir, un promedio de 30 millones de individuos.

Los adultos tienen hábitos solitarios y los jóvenes suelen concentrarse en poblaciones numerosas. Establece parejas sobre el hielo, a no menos de uno a dos kilómetros entre una y otra. Durante septiembre y octubre las hembras dan a luz un cachorro de unos 20 kilogramos, y tras cuatro semanas de lactancia, este llega a multiplicar su peso en cinco veces. En este periodo la hembra no come, y pierde casi la mitad de su peso.

Cuando el cachorro está listó para el destete la hembra entra en celo. No queda claro si copula dentro del agua o sobre el hielo, aunque por distribuirse en áreas con leopardos y orcas -sus predadores-, se piensa que copula sobre el hielo.

Comen con la llegada del crepúsculo y en horas nocturnas. Sus buceos para la búsqueda de los alimentos alcanzan los 50 y 80 metros de profundidad, aunque se han registrado inmersiones de hasta 400 metros.

Su dentición especializada les permite captar alimento por filtración, y llegan a ingerir entre 15 y 20 kilogramos por día. En el sector Atlántico del Océano Austral, hasta el 94 % de su dieta es krill, y el resto peces y calamares.

La Foca de Ross (Ommatophoca rosii), de pelaje gris oscuro con partes claras en el pecho y cuello. Tiene dos metros de longitud. Es muy escasa.

La Foca Leopardo o Leopardo Marino (Hydrurga leptonyx), de pelaje gris oscuro con manchas plateadas y amarillentas. El macho mide más de cuatro metros, y la hembra algo menos. En cuanto a su dieta, la mitad de ella es krill. También se alimenta de peces y pulpos.

Es la especie de distribución más amplia entre las focas antárticas. Se distribuye alrededor del continente antártico y su hábitat invernal es el borde del pack de hielo. Algunos individuos se desplazan hacia el norte. Existen registros en las islas subantárticas y en Tierra del Fuego.

Los nacimientos se dan entre los meses de noviembre y diciembre. Lo hacen sobre pequeños bandejones, y en zonas de la península. Las hembras preñadas son las que más se internan en el pack, y lo hacen para evitar las inestables condiciones del hielo con las crías recién nacidas.

Es probable que su lactancia no dure más de un mes. El cortejo y cópula se da bajo el agua, tras el destete del cachorro.

Otras focas
Al grupo de focas que se les llama focas verdaderas se le suma la llamada Foca Peletera o Lobo de dos pelos, que, en realidad, no es una foca verdadera, y tiene orejas. Organiza densas colonias de reproducción en las islas Georgias, Sándwich, Orcadas y Shetland del Sur, y se distribuye también hacia el sur y el oeste de la península.

En las islas Georgias, los machos alcanzan la madurez sexual cuando tienen alrededor de diez años de edad y pesan 130 kilogramos; las hembras, por su parte, están en condiciones de procrear a los cinco años, cuando bordean los 40 kilogramos de peso.

A fines de octubre de cada año, los machos comienzan a establecer y defender territorios. Los primeros en llegar se sitúan cerca de la costa, mientras que los más retrasados deben internarse un poco más.

La agresividad de los machos se incrementa a medida que avanza la temporada y aumenta la densidad de la colonia. Cada macho defiende un territorio de unos 20 metros cuadrados, en los que mantendrá unas diez hembras, que empiezan a llegar dos a tres semanas después que los machos.

En un lapso de cinco semanas los machos copulan a sus hembras y retornan al mar para recuperar energías. Las hembras, mientras tanto, dan a luz al poco tiempo de llegar y una semana después son copuladas nuevamente. Amamantan a sus crías entre dos y cinco días, luego incursionan en el mar entre tres y cinco días para buscar alimentos. Los cachorros pesan unos seis kilogramos al nacer, y a los 110 días de lactancia alcanza los 16 kilogramos de peso.

Este sistema de alimentación intercalada provoca un crecimiento lento de la cría. En las islas Georgias, por ejemplo, los cachorros nacidos a fines de noviembre destetan recién a comienzos de marzo. El krill domina en la dieta de la hembra y, en especial fuera de la estación reproductiva, agregan peces y calamares.

Por esto, las profundidades de buceo a las que llega se relacionan con la migración del krill. A medida que progresa la noche, y el krill migra a las capas superficiales, los lobos disminuyen su profundidad de buceo y aumenta la frecuencia de sus salidas.

Cuando la hembra retorna de su periplo alimenticio emite sonidos guturales para atraer a su cachorro. Pero en la colonia los pequeños no la tienen muy fácil. Muchos no se reencuentran con sus madres, y al tratar de mamar de otras hembras, son atacados a muerte por otros pequeños, e inclusive, pueden ser aplastados accidentalmente por los machos adultos.

A principios de mayo las últimas hembras y sus crías dejan las playas y se dispersan.

Otro es el elefante marino (Mirounga leonina). Una de sus características más resaltantes es su dimorfismo sexual. Tiene hábitos poligámicos. El macho alcanza los siete metros y la hembra no pasa de los tres metros. Su piel es gruesa, de color pardo. El macho infla el morro a voluntad, como si elevara una pequeña trompa, de ahí deriva su nombre.

Cetáceos
Son mamíferos de respiración pulmonar que se encuentran completamente adaptados al mar. Fuera de él no pueden vivir porque su peso les oprime el tórax y les impide respirar. En la adaptación han perdido sus miembros posteriores; sin embargo, conservan los anteriores, que los utilizan como aletas.

En el proceso también han perdido el pelaje, que se reduce a unas cuantas cerdas esparcidas por la cara. Tienen debajo de la piel una capa de grasa de 15 centímetros o más, que funciona como un elemento de aislamiento y reserva nutritiva y energética para la época del apareamiento y de la cría. Esta última fase se da en los mares templados donde el alimento no abunda.

Los cetáceos pueden permanecer 30 minutos o más sin respirar. Cuando emerge, su enorme cabeza exhala el aire caldeado por los dos orificios nasales que están ubicados muy atrás. Este aire caliente, cargado de vapor de agua, es el que se ve desde lejos y constituye la columna que vulgarmente llaman "chorro de agua".

Algunas especies gestan en 16 meses. La cría, al nacer, puede medir un tercio del tamaño de los padres.

Se clasifican en:

Ballenas sin dientes o barbadas (Misticetos)

Obviamente, estos cetáceos carecen de dientes. Poseen unas formaciones corneas triangulares, implantadas en el paladar, y cuyos bordes interiores están desflecados y les sirven de filtro para obtener el krill, alimento exclusivo que ingieren en cantidades notables. Se han cazado ejemplares que alojan hasta tres toneladas de krill en su estómago. Antes de la llegada del invierno, migran hacia las aguas templadas y protegidas donde dan a luz y se aparean.

La ballena Minke es la ballena que más abunda en las aguas australes. Ostenta nueve metros de longitud y es la más pequeña entre los Misticetos antárticos. El macho copula a la hembra poco después del alumbramiento, y ésta llega a tener una cría por año, a diferencia de las demás ballenas que dan a luz una cría cada dos años. Se internan hasta el pack, y aún mas allá, y en ocasiones es la única ballena que pasa el invierno en aguas antárticas.

La ballena Azul, con una longitud de hasta 30 metros de largo, y un peso de más de 100 toneladas, es el ser viviente más grande que jamás ha existido en el planeta. Consumen grandes volúmenes de krill y agua, la que luego liberan por sus barbas con la ayuda de la presión de la gran lengua. Llegan a comer en un día hasta tres o cuatro por ciento de su peso, un equivalente a tres o cuatro toneladas de krill.

Las crías de la ballena Azul tienen entre siete y ocho metros al nacer, y pesan cerca de tres toneladas. Tras una lactancia de unos siete meses alcanzan los 16 metros de largo y 23 toneladas de peso, y diariamente aumentan por lo menos 80 kilogramos. Para que esto sea posible la hembra produce 130 kilogramos de leche diaria a costa de perder poco menos de la mitad de su peso en dicho período.

Este especimen muestra diferencias en su curso migratorio según el sexo y la edad de los individuos. En primavera las hembras preñadas son las primeras en desplazarse hacia las aguas antárticas. Siguen en la migración los machos maduros, luego los inmaduros de ambos sexos, y por último las hembras que han dado a luz junto a sus crías.

La ballena Fin es el segundo cetáceo más pesado. Su tamaño máximo es de 26 metros y su peso oscila entre las 80 y 90 toneladas de peso. Tras once meses de gestación, las crías de poco más de seis metros nacen en las áreas de invierno. Ganarán unos 50 kilogramos diarios hasta el destete. La ballena Fin, al igual que la Jorobada, prefiere las aguas en torno a la Península Antártica.

La Ballena Jorobada es la especia más costera. Llega hasta los 15 metros de largo y su peso está entre los 60 y 70 toneladas. Sus grandes aletas dorsales la hacen inconfundible. Desde sus zonas de reproducción, en latitudes subtropicales, migran hacia el sur por ambos márgenes de Sudamérica, hasta las aguas que circundan la Península Antártica. El mar de Bellingshausen es una de sus principales zonas de alimentación.

Come casi exclusivamente krill. Ingiere unas dos toneladas en cuatro comidas diarias. En el Hemisferio Norte, en cambio, los peces dominan en su dieta. Prefiere las aguas costeras, sobre zonas de plataforma continental, tanto para sus zonas de alimentación como para sus rutas migratorias.

La ballena Franca Austral tiene las barbas más finas y elaboradas, y por medio de ellas puede filtrar organismos más pequeños que el krill, en especial los copépodos. Es una característica similar a la que presenta la ballena Sei, en especial en la etapa juvenil.

Otras especies de cetáceos sin dientes o Misticetos son la ballena de aleta y la Pigmea.

Ballenas con dietes (Odontocetos)
Esta última es una especie que se alimenta de pingüinos, focas y otras ballenas. Son más escasas que las ballenas con barbas. A pesar del buen aislamiento que brinda la capa de grasa con que cuentan los cetáceos, mantener el metabolismo en las frías aguas antárticas implica un alto gasto de energía. En su dieta, el krill no asume la importancia de sus pares no dentados, y por ello, su sustento implica mayor inversión. Entre los odontocetos tenemos:

El Delfín de Frente Plana, que es el único odontoceto en cuya dieta el krill representa más de la mitad, sobre todo cuando frecuenta las aguas antárticas. Obtiene una longitud de hasta ocho metros. Al igual que la mayoría de los de su grupo, son especialmente sociales, y viajan y comen en grupos bien definidos.

El Cachalote macho mide entre 15 y 16 metros, aunque hay ejemplares que llegan a los 18 metros, mientras que las hembras alcanzan los 12 metros de longitud. Su mandíbula inferior tiene dientes, aunque no cumplen una función en su proceso alimenticio; al parecer, los utilizan cuando los machos pelean por las hembras.
Cada macho copula a varias hembras y la gestación se prolonga durante 14 meses y medio. Siguen dos años de lactancia, y varios meses de recuperación hasta la siguiente ovulación. Por tanto, la hembra madura llega a tener una cría cada cuatro o cinco años.

Sólo los machos migran a las aguas antárticas, donde se alimentan. Comen calamares a una profundidad de hasta más de 1,000 metros, donde la emisión de luz de los órganos bioluminiscentes de sus presas, les ayudan a detectarlas. Algunos especialistas sugieren que las intensas ondas sonoras que generan, tendrían un efecto inmovilizador o debilitante sobre calamares y peces.

La Orca recorre todos los mares del mundo, desde al Ártico hasta el Antártico. En aguas antárticas son frecuentes, y la mayoría se desplaza hacia el norte con la llegada del invierno. Los expertos han logrado identificar dos tipos de orcas que poseen comportamientos y dietas diferentes.

Cada grupo lo integra, al menos, una hembra y su descendencia directa. Los machos, usualmente, dejan a su madre al madurar y viajan solos o con otros grupos costeros. Se desplazan en silencio y suelen vocalizar, con repertorio no muy diverso, cuando atrapan una presa.

Hay grupos reducidos que nadan cerca de la costa, y se alimentan de mamíferos marinos.
Otros, más numerosos, se especializan en comer peces.

En la Antártida se repite esta característica. Hay grupos numerosos que nadan cerca del borde del campo de hielo, y tienen en los peces su dieta dominante; mientras que otros grupos de menor tamaño, son más costeros, y se arrojan sobre focas, lobos de dos pelos, y pingüinos.

Aves
Las aves antárticas tienen sus patas palmadas, excepto la paloma antártica, y migran hacia el norte a principios de otoño.

De las 17 especies que pueblan el Hemisferio, sólo cuatro nidifican en el Antártico y de éstas únicamente dos son de distribución panantártica.

Entre las aves terrestres, numerosas subespecies son únicas de las islas Malvinas, como el macacito, cuaco o garza bruja, pato vapor o quetro malvinero, cauquén de mar, lechuzón de campo, remolinera negra, zorzal patagónico, y el austral. Se encuentran también numerosos géneros endémicos de insectos, opiliones y moluscos terrestres

El albatros, con varias especies, frecuenta el Antártico y sobresale por su envergadura (hasta 3,40 metros) y majestuoso planeo.

El grupo de petreles se caracteriza por uno o dos tubos nasales sobre el pico. Ente ellos se encuentran el petrel gigante, el damero del cabo, el petrel gris, el petrel antártico, el petrel de Wilson y el petrel de las nieves, totalmente blancos. Otros integrantes de la avifauna son el cormorán de ojos azules, la gaviota, el escúa o gaviota parda y el gaviotín que cumple una migración de Polo a Polo y la paloma antártica.

Pero de las aves antárticas, el grupo de los pingüinos es el que más llama la atención por su completa adaptación al medio acuático y su andar erguido. También son aves eminentemente sociales y viven en comunidades que a veces superan los 150,000 individuos.

Aves en la Península Antártica y las Islas Subantárticas.

Al sur de la denominada Convergencia Antártica, aquella franja marina alrededor del Continente Blanco, donde se producen bruscos cambios en la temperatura y salinidad de las aguas, existe un grupo de por los menos 39 especies de aves que nidifican.

Se trata de siete especies de pingüinos, seis de albatros, 18 de petreles, dos escúas, el Cormorán Antártico, la Gaviota Cocinera, el Gaviotín Antártico, la Paloma Antártica, y -exclusivamente en las islas Georgias del Sur-, el Pato Maicero de las Georgias y la Cachirla Antártica.

Si bien la diversidad es pequeña, el número de individuos de algunas de estas especies es altísimo. Soportan rigurosas e impredecibles condiciones climáticas, y tienen breves períodos para sus ciclos reproductivos.

Retrasos en las fechas de arribo, en la puesta de sus huevos y en la partida al fin de cada temporada pueden ser la diferencia entre la vida o la muerte para miles de individuos.

Casi todas las especies nidifican en las limitadas zonas costeras libres de hielos, espacios por los cuales puede haber competencia. En la isla 25 de Mayo de las Shetland del Sur, por ejemplo, solo un 5 % de las costas permanecen libres de hielos.

Anticipando la llegada del invierno, las aves migran en retorno hacia menores latitudes, o al menos casi todas ellas: el Pingüino Emperador permanece sobre el pack de hielo incubando su único pichón, y el pingüino Adelia se desplaza hasta el borde del pack, donde encuentra fuente de alimento.

Los pingüinos
Los pingüinos son el grupo de aves que mejor se adapta al medio acuático. Su cuerpo es hidrodinámico, sus alas se transforman en potentes aletas propulsoras, sus patas son palmeadas, y poseen una extraordinaria capacidad de natación y buceo.

Cuentan con una gruesa capa de grasa y plumas impermeables. Una muestra de su adaptación es su capacidad de buceo. El pingüino Emperador, por ejemplo, alcanza los 265 metros de profundidad y puede permanecer hasta 18 minutos bajo el agua.

Mide entre 100 a 110 centímetros de altura. Es de pico largo y arqueado, y a ambos lados del cuello muestra una mancha de color oro anaranjado que se degrada hacia abajo. Su peso bordea los 25 y 30 kilogramos. Sus pingüineras se encuentran dentro del Círculo Polar Antártico. No construyen nido y empollan durante la noche polar.

Por su parte el pingüino Adelia, de cabeza y pico negro, con ribete blanco bordeando el ojo, y el pingüino Papúa, de pico y patas rojo anaranjado, con dos manchas blancas sobre la cabeza a modo de capucha, registran hasta siete minutos de buceo, aunque, en general, hace inmersiones breves.

En tierra, los pingüinos son torpes y simpáticos ante los ojos del viajero. Inclusive, realizan piruetas como utilizar la nieve y el hielo para deslizarse ágilmente como por un tobogán.

Finalizado el período reproductivo y la posterior etapa de alimentación en el mar, su plumaje pierde impermeabilidad y aislamiento, y deben permanecer en tierra para su renovación. Esta situación, naturalmente, implica una notable baja de reservas.

El Pingüino Emperador pierde hasta el 45 % de su peso luego de 34 días de muda. A partir de fines de octubre, los Adelia arriban a las colonias y construyen o reacondicionan sus nidos.

Tras el cortejo y la cópula, en la primera quincena de noviembre, las hembras ponen dos huevos. Durante casi 33 días, macho y hembra se alternan en la incubación. Luego de la eclosión, ambos comparten la búsqueda de comida y los pichones son alimentados por regurgitación.

En las multitudinarias colonias, sus variadas voces y señales visuales les permiten identificar a su pareja y a sus pichones.

Desde fines de diciembre, y durante enero, llegan los juveniles no reproductores. Ayudan a cuidar las guarderías de pichones, mientras los padres buscan alimento en el mar. En febrero, los pichones abandonan las colonias, mientras que los adultos reproductores y los juveniles mudan su plumaje. En marzo habrán partido hacia el borde del campo de hielo, sitio de alimentación invernal.

El Pingüino de Barbijo, llamado así por la hilera de plumas negras que, pasando por la garganta, une ambos lados de la calota craneada, tiene un ciclo similar, inicia su etapa reproductiva unas dos o tres semanas más tarde que el Adelia. Prefiere las costas más escarpadas, y en muchos casos, sus asentamientos están muy cerca de las colonias de Adelia o Papúa.

El krill es la base de la dieta de estos pingüinos, aunque en el Papúa es más variable según las zonas.

En la Península Antártica y las islas cercanas la población reproductiva de los pingüinos Adelia bordea el millón de parejas, distribuidas en 24 colonias. Las poblaciones del Barbijo, según datos recientes, son de casi 594,000 parejas en 103 colonias; y del Papúa se registraron 24,016 parejas en 42 colonias.

Otras especies comunes fuera del Sector Antártico, aunque en sus migraciones aparecen en la península Antártica e islas vecinas, son el pingüino Rey, de talla semejante a la del Emperador y el macarroni, y el del penacho, de talla mediana.

Los Petreles
La mayor parte de las especies de petreles de la zona, hacen sus nidos en las costas del oeste de la Península, y en los archipiélagos vecinos.

El Petrel de las Nieves y el Petrel Damero, ambos con picos y garras poderosas, limpian la nieve de las áreas expuestas donde nidifican. Inician su reproducción cuando se inicia el verano austral, sincronizan la puesta de huevos con el incremento de zooplancton, alimento para sus pichones, y antes de que llegue el frío invernal tendrán tiempo para una muda completa cerca del área reproductiva.

Petreles antárticos más pequeños y delicados como el Petrel de Wilson nidifican en huecos entre las piedras, de preferencia en los acantilados, a buen resguardo de los escúas. Dependen del derretimiento de la nieve que bloquea la entrada a sus nidos, lo que puede significar el retraso de su reproducción, y por ende, el riesgo de retrasar su corta temporada.

Tras el cambio del plumón, entre fines de abril y fines de mayo, están en condiciones de iniciar sus primeros vuelos. En poco tiempo, migrarán hacia el norte por todos los océanos, en especial el Atlántico. Llegan a cruzar la línea del Ecuador y se han registrado individuos hasta los 50º de latitud Norte.

Por su parte, el Petrel Gigante forma colonias en pequeñas colinas, o al borde de acantilados, e incuban su huevo durante casi dos meses. Los padres de más experiencia tienen sus nidos en el centro de la colonia, donde hay mayor protección contra los predadores y las inclemencias del tiempo. Luego de un período de 100 a 135 días de vida, los pichones cambian el plumón, y se aprestan a iniciar sus vuelos.

En general, los petreles elaboran en sus estómagos aceites ricos en lípidos. Es la solución que tienen para transportar energía concentrada desde distantes lugares de alimentación hasta los nidos. Los aceites son, además, una buena defensa al poder eyectarse contra predadores, como los escúas.

El Petrel de las Nieves, el Petrel Damero, el Petrel de Wilson, y el Fulmar Austral, requieren para su alimentación del krill u otras fuentes de zooplancton.

El Cormorán Imperial
Colonias reproductivas de varios cientos de parejas de cormoranes imperiales se establecen en las zonas costeras de las diversas islas Subantárticas. No se alejan mucho de ellas, y cada temporada un alto porcentaje de los individuos mantienen un mismo nido y una misma pareja.

Con la elaboración del nido comienza el cortejo sexual, que se extiende hasta después de la puesta de huevos, e incluso del nacimiento de pichones.

Los primeros huevos se ponen entre los últimos días de octubre y los primeros de noviembre. Durante las dos primeras semanas, los pequeños demandan la atención de sus padres hasta lograr su propia regulación de temperatura. Luego sigue un rápido crecimiento hasta marzo, cuando cambian el plumón.

El Cormorán Imperial captura peces en aguas poco profundas. Destacan las Notothenia. Además, ingiere diversos gusanos marinos (poliquetos), moluscos y crustáceos.

En la Antártida los peces costeros se distribuyen hasta profundidades de poco mas de 100 metros de profundidad, hasta allí llegan los cormoranes con sus buceos.

La Gaviota Cocinera
Es la única especie en su familia que se reproduce en la Península Antártica e Islas Subantárticas. Son aves gregarias que se reproducen, comen y migran en grupos.

Establecen territorios y tienen alto grado de fidelidad a la pareja. Muchas forman colonias de nidificación en el mismo lugar durante varias temporadas. La hembra pone entre dos y tres huevos, y tanto el padre como la madre participan en la incubación.

La Gaviota Cocinera tiene una dieta muy amplia. Con la marea baja, las lapas son su fuente de alimento predilecto. Pueden arrojar desde el aire organismos como bivalvos para que se rompan al golpear contra las superficies duras. Otras incursionan en la piratería, incluso entre individuos de la misma especie.

El Gaviotín Antártico
Es un ave residente no migratoria, y excepto unas pocas especies de petreles, es el ave antártica voladora que más depende del krill en su dieta, aunque también incluye peces. Construye sus nidos en zonas expuestas, con riesgo de que sus huevos y pichones sean depredados.

La Paloma Antártica
Establece sus nidos entre las rocas. Muchas veces cerca de colonias de pingüinos y cormoranes, del elefante marino, o el lobo de dos pelos. A mediados de diciembre ponen dos o tres huevos que incuban durante cerca de 30 días. De ellos, sólo sobrevive un pichón, y se sabe que pueden llegar a ser caníbales, una cualidad que también poseen los escúas.

Es un ave oportunista con una dieta amplia. Come huevos y pichones de aves como pingüinos y cormoranes, regurgitados, eyecciones de pingüinos, carroña y moluscos como lapas o crustáceos de la zona intermareal. Al final del verano, muchos adultos, y la mayoría de los adolescentes, vuelan hacia el norte, hasta las Malvinas y las costas patagónicas.

Los Escúas
Son los predadores antárticos por excelencia. En la Península Antártica e Islas Subantárticas nidifican dos especies. Cada pareja reproductiva protege un territorio en torno a su nido, y algunos escúas defienden además territorios de alimentación, como por ejemplo un número variable de nidos en una pingüinera.

Son muy agresivos con los intrusos que entran a sus territorios, en especial al poco tiempo de colocar sus huevos. Los pichones requieren alimentos de sus padres hasta después del cambio de plumón, que se da entre marzo y abril.

El Escúa Grande depreda más sobre pichones y huevos de pingüinos, y el Escúa Antártico, en cambio, basa su dieta en peces; pero ambos incluyen otros componentes, y también llegan a comer huevos o pichones de su propia especie.

El albatros
Varias especies de albatros frecuentan el Antártico. Sobresale por su envergadura (hasta 3.40 metros) y su majestuoso planeo.

Peces antárticos
El 90 por ciento de las especies de peces antárticos son propios de la región o endémicos, y en muchos casos, se adaptaron a las condiciones extremas del Continente Blanco. Existe un promedio de 300 especies de peces que habitan estas aguas, apenas el 1.5 por ciento de las especies ictícolas del mundo.

Entre los peces cartilaginosos (Condríctios), cuya diversificación se restringió por el alto gasto de energía que se da en aguas frías, y por la falta de presas de tamaño adecuado. Incluyen ocho especies de rayas (algunas llegan hasta el Mar de Wedell), y tres especies de tiburones, que alcanzan su distribución austral hasta las islas Georgias del Sur y las islas Kerguelen.

Entre los peces óseos, cerca del 75 por ciento tienen relación con el fondo, y considera tanto especies costeras como de aguas profundas. Los nototenioideos (Suborden Nototenioidei) son el grupo de peces dominante y está representado por seis familias.

La vida en el fondo es más estable que en el pelagial, aunque muchos organismos de aguas antárticas -como esponjas, gusanos marinos (poliquetos), estrellas, pepinos de mar, ofiuras y algas-, no resultan buen bocado para los peces.

Es que además de ser poco nutritivos y ofrecer una buena defensa mecánica, algunas esponjas, estrellas y algas tienen sustancias tóxicas. Otras presas frecuentes, como anfípodos o caracoles, son de pequeño tamaño.

Los ciclos anuales de los peces se relacionan con la disponibilidad de comida. Entre los que se distribuyen en la zona de hielo temporal y en torno a las islas, predomina el desove en otoño y en invierno. Entre primavera y principios de verano, cuando la concentración de zooplancton en las aguas es alta, ocurren las eclosiones, y las larvas encuentran buen sustento.

El continente antártico tiene una limitación para esta etapa de la vida: los hielos impiden la formación de estuarios. En zonas tropicales y subtropicales, dichos ambientes resultan importantes áreas de cría de peces, pues ofrecen abundancia y diversidad de invertebrados para comer, y buen refugio contra los predadores.

Dentro de los nototenoideos, la familia Nototheniidae es la más diversa y abundante. En ella dominan peces de cuerpo bastante alargado, cabeza grande, más o menos deprimida y ojos amplios. Su dieta varía según la etapa de la vida y el paso de las estaciones. Por ejemplo, el krill está más disponible en verano, al acercarse a las aguas costeras.

Notothenia coriiceps
Es el pez costero dominante en aguas del oeste de la Península Antártica e islas subantárticas.

Merluza Negra (Dissostichus eleginoides)
Es el pez más grande del área. Llega a medir dos metros de longitud y puede vivir más de 50 años. Se distribuye en aguas subantárticas, entre los 70 y 1,500 metros de profundidad. Es muy apreciado por su carne exquisita, de alto valor en el mercado.

Los adultos viven asociados al fondo, mientras que sus juveniles son pelágicos. Sus poblaciones están siendo intensamente diezmadas por buques pesqueros de todo el mundo, muchos de ellos ilegales.

El nototénido (Trematomus newnesi)
Habita desde la zona intermareal hasta los 160 metros de profundidad. Se alimenta de krill, anfípodos y poliquetos, y es presa de algunas aves marinas, en especial los cormoranes.

El Pez de las Piedras (Harpagifer antarcticus)
Es pequeño y habita en el fondo, generalmente desde el intermareal hasta los 18 metros de profundidad. La zona intermareal le ofrece un hábitat riquísimo en alimentos, dominado por los anfípodos, y con menos riesgo de predadores acuáticos. Al mismo tiempo, al bajar la marea, su pequeño tamaño le permite protegerse de las aves depredadoras en las grietas o debajo de las piedras. Además, su coloración de camuflaje le ayuda a mimetizarse con el fondo.

Los peces del hielo
Son de la familia Channichthyidae e incluyen por lo menos cuatro especies en aguas de la Península Antártica. En general son depredadores. Poseen una gran cabeza y poderosos dientes, y la especie Chaenocephalus aceratus supera en tamaño (alrededor de 65 centímetros) a la mayoría de los peces antárticos.


ISO 9001 : 2000
CERTIFICACION
Asesoría de Viajes,
Gestión de Operación Turística
&
Comercialización Electrónica de Boletos Aéreos






TOURS EN
PATAGONIA
Hoteles en PATAGONIA

NUESTROS SITES DE
VIAJES Y TURISMO EN AMERICA LATINA
ARGENTINA
Viajes & Tours
CHILE
Viajes & Tours
PERU
Viajes & Tours
ECUADOR & GALAPAGOS
Viajes & Tours
BOLIVIA
Viajes & Tours
MEXICO
Viajes & Tours
BRASIL
Viajes & Tours
COSTA RICA
Viajes & Tours



PATAGONIA TRAVEL & TOURS
Operado por Latin America Travel & Tours
Av. Pte. Roque Sáenz Peña 615 4º Of. 416 - Buenos Aires - Argentina

LINEAS GRATUITAS: USA: 1-800-790-2961    

Términos y Condiciones | Contactar Webmasters | Mapa del Sitio

Recursos
Actualización:  © ENJOY CORPORATION S.A. Derechos Reservados.