Patagonia Tours, viajes y turismo. PATAGONIA TOURS, VIAJES, HOTEL Y
GUIA DE TURISMO
Tours & Circuitos
de Patagonia
Crónicas de Viajes
Patagonia
Naturaleza y Ecología
en Patagonia
Deportes de Aventura
en Patagonia
Turismo en
Patagonia
Fotos y Galería
Multimedia de Patagonia
Información Útil
de Patagonia
Artículos Científicos
Mapa del Sitio | Revista Lugares | Enjoy Patagonia Testimoniales | Nuestras Oficinas | Agencias de Viaje


CRONICA DE VIAJE

por
Enjoy Patagonia

Patagonia Home Page

Viajes y Turismo en Patagonia
Página Principal

Mapa de PATAGONIA
Destinos de PATAGONIA
PATAGONIA ARGENTINA
BARILOCHE
Lago Perito Moreno
Villa La Angostura
Esquel
Villa Llao Llao
Parque Nacional
Nahuel Huapi

El Bolsón
Cerro Catedral
Cerro Tronador
Colonia Suiza
Parque Nacional
Los Alerces

Villa Traful
Puerto Blest
Lago Gutiérrez
Alrededores en
Bariloche

Cruce a Chile
por Bariloche

USHUAIA
TIERRA DEL FUEGO
Parque Nacional
Tierra del Fuego

Glaciar Martial
Valle de los Huskies
Tren del Fin
del Mundo

Canal de Beagle
Bahía Lapataia
Tolhuin
Observación
de Aves

Tours de
Navegación

Estancias Fueguinas
Otros
CALAFATE
Glaciar
Perito Moreno

El Chaltén
Parque Nacional
Los Glaciares

Estancias Turísticas
Río Turbio
Avistaje de
Flora y Fauna

PUERTO MADRYN
Rawson
Península Valdés
Gaiman
Trelew
Dolavon
SAN MARTIN DE
LOS ANDES y
CRUCE de los
LAGOS

Junín de los Andes
Cerro Chapelco
Parque Nacional Lanín
Lago Huechulafquen
Lago Lolog
Villa Aluminé
ESTANCIAS
PATAGONICAS
ANTARTIDA
ARGENTINA
PATAGONIA CHILENA
TORRES DEL PAINE
Puerto Natales
ANTARTIDA
PUNTA ARENAS
CHILOE
JUAN FERNANDEZ
TIERRA DEL FUEGO -
ANTARTIDA CHILENA
ARGENTINA
IGUAZU
BUENOS AIRES




LINEAS GRATUITAS: USA: 1-800-790-2961  
Línea Local:   España - Barcelona: 0034-931846831
Reino Unido - Londres: 44-203-393-8867


PATAGONIA TRAVEL
Horario de Oficinas: Lunes a Viernes: 09:00 am a 6:00 pm.
Oficina Principal (localizada en Lima - Perú): GMT -5 horas

Le sugerimoss que durante la alta temporada (de octubre a fines de marzo) las reservas deben realizarse con una antelación mínima de 30 días.


VERSION EN INGLES
PATAGONIA

CRONICA DE VIAJE

Se acerca el final


Luego de recuperar fuerzas en Perito Moreno salimos camino a Chile nuevamente, cargamos nafta en Los Antiguos, cambiamos dinero, y ya estábamos en Chile Chico, el clima como ya era una costumbre no nos ayudaba mucho; cruzamos el Lago General Carrera en un ferry y ya estábamos en puerto Ibáñez para seguir por la carretera Austral hacia Coyhaique, en el camino se veían carteles que decían: "si usted esta visitándonos y le ha tocado lluvia, aprenda, está en la Patagonia Pluvial" Y claro, los carteles tenían su razón de ser.
 
Introducción
Rodando por Patagonia
De abajo para arriba
Se acerca el Final
Luego de Coyhaique la carretera Austral tenía un par más de kilómetros. de asfalto y luego solo ripio. Mi idea era llegar a Chaiten, desde donde pensaba embarcarme para cruzar a la isla Grande de Chiloé. El camino en este trayecto alcanza su pico de belleza, los colores distraen la atención, los costados del camino están adornados por retamas amarillas, el verde de la vegetación se mezcla con este último y con ellos las hojas rojizas de muchos árboles, las subidas y bajadas se alternan, curvas y contra curvas, luego de ellas un nuevo paisaje y valles con sus pequeñas chacras, ríos que bajan sus aguas claras de deshielo. Y por encima del límite de vegetación los picos nevados de la armoniosa cordillera.
Entre lluvias, nubes y soles llegamos a Puyuhuapi, donde luego de recorrer el pueblo encontramos la estación de servicio, la cual parece sacada de una película de los 60s, los surtidores viejos aún en funcionamiento, y lo mejor de todo, a buscar al encargado a su casa.
Seguimos, al llegar a la Junta nos informan que no hay servicio de Ferrys a Chiloe hasta diciembre, con lo cual se nos modifica todo el plan, me siento a comer algo mientras miro el mapa, no nos quedan muchas opciones, habrá que cruzar por Futaleufú y de allí para arriba hasta La Angostura para entrar nuevamente a Chile.

Salimos de Puyuhuapi y al cabo de una hora y media, saliendo de una curva, una camioneta que venía como avión, salió de su línea y me pasó a centímetros de la rodilla, ¡Safé! Pero no tanto, me arrancó la alforja izquierda y con ella las pilchas estaban esparcidas por toda la carretera Austral, tal fue el susto que no reaccionaba para decirle algo al infeliz del conductor. Paró y me preguntó si me encontraba bien, luego de ello siguió su viaje. Por suerte tenía un par de cuerdas extras, con ellas logré atar las cosas e improvisar un poco la alforja deshecha, la del lado derecho no estaba muy bien tampoco ya que con el impacto caí sobre el lado derecho, por ende estaba bien abollada.

Seguimos y cada tanto ajustando las cuerdas y revisando los bártulos, susto grande, pero alguien me sacó enterito de ésta. Cruzamos la frontera y con un atardecer espectacular llegamos a Esquel, arreglamos los bártulos y al día siguiente ya estamos de viaje nuevamente.
Paso por Bariloche, y los chicos, Guille y Pau me reciben nuevamente, aprovecho para mandar muchas cosas a Buenos Aires, me quedo sin las alforjas, ahora todo tiene que entrar en una pequeña mochila. Luego de despedirnos salimos para La Angostura, allí me encuentro con Javi, y nos ponemos en charlas de motos en medio de unas cervezas y se va la noche. Al día siguiente paso por el local de Martín compro un par de repuestos, entre ellos una goma nueva, hago el cambio de aceite y salgo para puerto Montt, el mal clima parece venir en nuestra mochila.

Finalmente un día con sol y lo aprovechamos a más no poder, cruzamos a Chiloe y llegamos hasta Ancud, todas las casitas del sur chileno y argentino suelen ser de chapa o madera, pintadas con vivos colores, lo cual les da un atractivo increíble, durante todo el camino el paisaje está lleno de retamas, y entre ellas los tarros lecheros dejados al costado de la ruta, de vez en cuando una yunta de bueyes tirando un carro lechero.
Luego de hacer las fotos respectivas volvemos y en vez de parar en puerto Montt seguimos hasta puerto Varas, pueblo a orillas del lago Llanquihue y como fondo el volcán Osorno y a su derecha el Calbuco. Es un pueblo lindísimo, un equivalente a San Martín de los Andes en Argentina.

Cruzamos nuevamente a Argentina y luego de esperar unos días para hacer los 7 lagos con buen clima, salimos, una conjunción de lluvia y granizo nos siguen por el trayecto, llegamos a San Martín, esta vez nos quedamos en un hostel donde secamos la ropa. La idea es cruzar a Chile nuevamente, esta vez por el paso Carirriñe, al costado sur del lago Huechulafquen, así que salimos y bordeamos el lago Lo log. Una vez en el control de gendarmería soy informado de que el camino no esta habilitado para el cruce, con lo cual no me queda otra que ir a Junín y de ahí cruzar por Mamuil Malal.

El día anterior había nevado, estábamos en pleno noviembre, y el clima seguía haciendo de las suyas. Ya entrada la tarde, cuando llegamos a Pucon, el pronóstico finalmente parece favorecernos un poco, está anunciado un buen clima para los próximos tres días.

El calor del sol me saca de la carpa, y con él salimos. Luego de pasar a saludar a un par de amigos salgo para un sendero que me recomendaron hacer con la moto y que muestra la cara este del Villarrica. El camino es arenilla negra, volcánica y pedregullo de caliza, los minerales de la tierra hacen que hayan retamas por doquier, voy costeando un escorial de lava, y luego de un poco de saltos freno, el Villarrica sin ninguna nube yace ante mí, sus fumarolas se elevan desde su cono enremolinándose a su alrededor.
Me quedo aproximadamente medio día recorriendo y sacando fotos. Volvemos y luego de arreglar planes para la noche en la casa de unos amigos me voy al muelle a esperar el atardecer que promete ser espectacular. Llega un pequeño manto desgarrado de nubes que se posan a los costados del volcán adornándolo con los colores vivaces de un sol que se apaga.
Me quedo hasta las dos de la mañana en la casa de Evangelina y José, donde me comí un pescado impresionante, el cansancio nos avisa la hora. Me despido y vuelvo para el camping.

Saliendo de Pucon el clima ya no se rige por el pronóstico, una vez más estoy en la ruta 5, próxima parada Santiago, 700 km por delante que de a poco bajan. Luego de unas cuatro horas de viaje un buen susto como para cortar la monotonía de las rectas infinitas. Explota la rueda trasera mientras estoy pasando dos camiones, la moto comienza a viborear, no toco los frenos y de a poco salgo del lado izquierdo de la ruta. Un tajo de unos 20 cm se abrió en la cubierta, irreparable, la cámara también está rota, por lo cual la única solución es tratar de llegar a algún pueblo y cambiar la goma y la cámara. A unos tres kilómetros me encuentro con un puesto de venta de quesos al costado de la ruta, mientras me como un sándwich voy desarmando la rueda. Dejo la Mula encargada, con promesas de comer otro sándwich a mi vuelta. Comienzo a hacer dedo y no tardo más de 3 minutos en parar un auto, me acerca hasta el pueblo siguiente y me deja en la misma gomería.
Cambiamos la goma y la cámara, no deben haber más problemas, ahora la vuelta la hago en un camioncito lechero, el hombre va todo los días de pueblo en pueblo vendiendo leche fresca a la gente, así que me ofrece llevarme de regreso.
Armamos todo nuevamente y antes de partir un sandwichito con Coca. No hacemos 200 km y ya tenemos un pinchazo; la mala suerte de hoy es impresionante, ya son las cuatro de la tarde y aún tengo muchos kilómetros por hacer por lo que luego de parchar la goma, esta vez la gomería estaba a mil metros, decido pasar la noche en Chillan, y así llegar a Santiago al día siguiente.
Partimos, y esta vez sin problemas llegamos a destino, consigo un hostel donde puedo tener la moto poco más y al lado de mi cama. Me contacto con la oficina de enjoy y por la tarde paso a conocerla. Luego de ello arreglo con mi amigo Pablo Di Salvo y al día siguiente ya me estoy entregando al placer de una comida casera y unos vinitos. ¡Pablo no me deja trabajar! Al día siguiente me invita a un asado, ¡y termino haciendo el salmón yo! Y nuevamente y para despedirnos me invita a perder al fútbol al otro día, aclaro que al ping pong también, solo que éste fue un poco más reñido que el fútbol! Dejamos los placeres y las muy buenas atenciones, salimos rumbo a Valparaíso, el cielo es totalmente gris y las nubes casi no dejan vislumbrar el Pacífico que se encuentra a nuestro lado. Valparaíso es una ciudad que parece haberse quedado en ciertos aspectos en el tiempo y ello le da un toque especial, sus calles son recorridas por tranvías, autobuses eléctricos que datan de unos cuantos años atrás. En sus cerros se ven los antiguos elevadores que aún funcionan, todos ellos de diversos colores, llevando gente constantemente. Pegado a Valparaíso está Viña, y por su cercanía el mismo clima incide sobre ella. Se distingue claramente el atractivo de la ciudad y sus playas aunque el clima no ayude.

Luego de mojarnos un poco seguimos para el Norte, próxima parada el Valle del Elqui. Si bien los días seguían siendo fríos, es decir en la ruta aún tenía que usar algo más que una remera, el clima de a poco comenzaba a cambiar y se empezaba a sentir la primavera. El Valle del Elqui es un lugar muy extraño, dentro de toda su aridez uno puede ver viñedos por doquier y árboles de palta que dan al mismo un contraste muy peculiar. Llegué a Vicuña, pueblo de donde es oriunda la poetisa Gabriela Mistral, el mismo está situado en pleno Valle del Elqui. Los viñedos que se encuentran en todo este valle son usados para la elaboración del Pisco.
Ya pasando por La Serena, nuevamente el clima cambia un poco y nos agarran nuevas nubes, seguimos viaje hacia el norte y los kilómetros pasan rápido. La velocidad impide que uno tenga calor, solo cuando paro a cargar combustible siento el agobio del denso aire y el sol intenso. De a poco y sin darme cuenta comienza a subir el terreno, la ruta ahora está a más de mil metros, y de golpe y en medio de la nada la moto comienza a fallar, de momentos parece funcionar solo con dos pistones, al rato se soluciona, y luego otra vez, comienzo a preocuparme. Ya estamos en la parte más árida y seca del mundo, el tráfico no es muy grande y para poder desarmar la moto y tratar de encontrar el problema necesito un lugar más cubierto del polvo. Finalmente y casi sin nafta, llegamos a Antofagasta, encuentro un local de motos y consigo cambiar las bujías, con lo que, según parece, se solucionó el problema.

Salimos rumbo a San Pedro de Atacama, pero luego de unos 150 km nuevamente comienzan las fallas, lo cual me preocupa en demasía, no se me ocurre qué puede ser, y por delante si bien nos quedan pocos kilómetros, comparando el viaje ya hecho, aún nos queda la parte más alta, el cruce de Paso de Jama, donde uno llega a 4830 metros de altura, en otras palabras, imposible cruzarlo con la Mula en mal estado.

Al llegar a Calama decido buscar un mecánico y luego de muchas vueltas termino preguntándoles a unas policías, que me mandan a uno que parece ser muy bueno. Encuentro el taller, a simple vista no dice mucho, un par de motos de cross y nada más, golpeo las palmas y sale la mujer del mecánico, me informa que su marido no está, a lo cual yo le cuento mi problema. Sin pensarlo mucho me hace pasar y le cuento un poco más de las peripecias vividas, para ese entonces también había tenido un corto en la moto y no podía arrancarla más que empujándola. Al llegar el marido ya entrada la noche me dice que la estaremos revisando al día siguiente, ya era tarde y estaba cansado. Me ofrecen un colchón y comida, ni lerdo ni perezoso agarro viaje. Luego de llenar la panza, voy a mi cuarto, el patio donde estaban los perros.

Me levanto temprano y luego de hacer tiempo leyendo, finalmente se levantan, desayuno por medio charlamos de la moto. Luego de desarmarla, solucionado el corto chequeamos el arranque y luego de un par de sustos, funciona, pero aún tenemos el problema de las fallas, terminamos sacando los carburadores y limpiándolos, no cambia nada. Sin más consuelo ni soluciones decido seguir viaje y tratar el cruce sin importar qué.
Llegamos a San Pedro con la Mula predispuesta a fallar, mis preocupaciones son cada vez mayores. Luego de armar carpa, salgo a caminar un rato por el pueblo y me encuentro con dos motos que llegaban de cruzar los salares de Bolivia, nos ponemos a charlar y se vienen al camping donde yo paraba.

Son una pareja de austriacos que vienen dando la vuelta al mundo. Le comento a Eric mi problema y todo lo que he hecho, y él me dice que su Transalp andaba igual, el problema era el filtro de aire, según parece se apunaba de nada. Tomo la decisión de probar a andar sin el filtro al día siguiente. Luego de chequear la salida en aduana, comenzaría la parte complicada, una subida interminable entre rectas de pendientes andinas y zigzags. El día no puede ser mejor, hace calor en San Pedro, antes de irme del Camping dejo unos regalos de Navidad para un amigo que pasará pronto, un paquete de yerba y un tarro de dulce de leche.

Partimos, chequeamos aduana, en cuanto comienza la pendiente paramos, la Mula fallaba, saco el filtro. Arrancamos, es un avión! Comenzamos a pasar autos a más no poder, a mi izquierda el Licancabur despidiéndonos. Una vez ya cerca de los 4000 m, ya estamos en esas semiplanicies de la puna, lagunas de colores impactantes bordean el camino, en ellas flamencos rosa, los colores son increíbles, extrañaba estas vistas, blancos de sal, azules tan fuertes que parecen sacados solo de una paleta, los rojizos, amarillos y naranjas, todos impregnados en el camino.

Llegamos al paso, finalmente. Ahora comienza lo interesante, el camino del lado Argentino es de ripio, y llego de huecos y serruchos, ahora ya no puedo ir rápido, al levantar polvo corro el peligro de que entre en el motor y lo dañe por falta del filtro. No sobrepaso los 40 km/h. Chequeo en el puesto aduanero y sigo. Al costado del camino se ven huellas de autos, el terreno parece menos irregular con lo que decido evitar el principal. Como se veía, el camino era mejor, saltamos un poco menos, pero luego de un rato la cosa se nos complicó, el terreno se volvió arenoso y con él, nosotros atrapados en un hueco de arena. La falta de adaptación a la altura hace que me falte el aire y empujar y tratar de sacar la Mula de allí se vuelve una tarea titánica. Luego de un buen tiempo, o al menos eso pareció, logramos salir, de ahora en más, todo por el camino principal. Los dientes no dejan de golpear unos contra otros, el camino no varía y por momentos parece empeorar, el ir despacio lo hace peor.
Finalmente comienzo a ver camiones y máquinas trabajando, están asfaltando el camino, ya pienso en subirme a éste. Un par de horas más y aparece el deseado asfalto, ahora sí, aceleramos!
Susques, un pueblito que de suerte se ve en el camino, era el lugar donde debía cargar nafta para poder seguir, con tan mala suerte que lo paso de largo por no considerar que era el mismo. Y gracias a esas inquietudes que a uno le dan en la panza, decido prender el GPS, ¡sí, lo habíamos pasado! Vuelta para atrás, y luego de encontrar la estación de servicio, dos surtidores casi deshechos, comienza la búsqueda del parquero, pregunto en una casa, en otra y al fin, una señora me dice, vaya búsquelo allí abajo, ha de estar almorzando o durmiendo la siesta.

Seguimos, ya con el tanque lleno, ahora el tirón es hasta Jujuy y de ahí Salta. El descenso es aún más impresionante que su opuesto, los colores son más variados y con ellos las tonalidades, un interminable zigzagueo me lleva a Purmamarca, seguimos de largo y en cuestión de un rato ya estamos en San Salvador de Jujuy. Tanque lleno y pocos kilómetros por delante, la Mula quiere correr y yo le doy rienda.

Pasamos unos días muy buenos en Salta. Ahora solo eran 1500 km y estábamos donde empezamos, Buenos Aires, en día y medio llegamos, y la aventura llega a su fin, 20,000 km de por medio, la Mula se tiene que ir y yo la tengo que dejar, voy a extrañar a mi compañera. El viaje termina, pero solo para empezar otro.

M. Nicolás Olaciregui.
(Alias Nico)


ISO 9001 : 2000
CERTIFICACION
Asesoría de Viajes,
Gestión de Operación Turística
&
Comercialización Electrónica de Boletos Aéreos






TOURS EN
PATAGONIA
Hoteles en PATAGONIA

NUESTROS SITES DE
VIAJES Y TURISMO EN AMERICA LATINA
ARGENTINA
Viajes & Tours
CHILE
Viajes & Tours
PERU
Viajes & Tours
ECUADOR & GALAPAGOS
Viajes & Tours
BOLIVIA
Viajes & Tours
MEXICO
Viajes & Tours
BRASIL
Viajes & Tours
COSTA RICA
Viajes & Tours



PATAGONIA TRAVEL & TOURS
Operado por Latin America Travel & Tours
Av. Pte. Roque Sáenz Peña 615 4º Of. 416 - Buenos Aires - Argentina

LINEAS GRATUITAS: USA: 1-800-790-2961    

Términos y Condiciones | Contactar Webmasters | Mapa del Sitio

Recursos
Actualización:  © ENJOY CORPORATION S.A. Derechos Reservados.